La mayoría de las universidades estadounidenses ofrecen alojamiento al estudiante en su campus. A través de los servicios de ayuda al estudiante, podrás obtener información sobre las distintas opciones de alojamiento y los precios. Además, en las carteleras de anuncios clasificados de las diferentes escuelas o facultades académicas, suelen ofrecer habitaciones, apartamentos y casas en alquiler que se pueden compartir con otros estudiantes.

Te aconsejamos ponerte en contacto con el “Servicio al Estudiante” del centro elegido, antes de partir, para concertar un alojamiento temporal, así tendrás tiempo para pensar qué tipo de alojamiento más permanente deseas.

Al escoger tu alojamiento en Estados Unidos, generalmente tendrás las siguientes opciones:

Vida en el Campus
Los colleges o universidades pueden proporcionarte alojamiento en diversas residencias de estudiantes internacionales. Generalmente situadas cerca de transportes públicos y de centros comerciales. Esta constituye la opción de alojamiento más recomendada, pues los costos de alquiler son más bajos que ningún otro tipo de vivienda y te será fácil crear ambiente y entablar amistad con gente de tu misma edad que también estudia en la misma institución. Los tipos más frecuentes de residencias estudiantiles son:

• Residencias universitarias
Generalmente las universidades poseen dentro del campus edificios especialmente acondicionados para el hospedaje de los estudiantes. En otras ocasiones, las universidades poseen apartamentos propios fuera del campus, en zonas aledañas y de fácil acceso, que colocan a la disposición de los estudiantes que así lo requieran. Esta modalidad de residencia universitaria suele ser una opción interesante, pues combina las ventajas de economía, comodidad y seguridad de vivir en el campus, con el sentido de independencia que ofrece el alojamiento particular.

• Colleges con régimen de internado
Algunos de los colleges que ofrecen programas de estudios generales de dos años, poseen régimen de internado completo para sus estudiantes. Bajo esta modalidad se ofrece alojamiento y comidas, y es la propia administración del college la que se ocupa también de las tareas de limpieza. También ofrecen instalaciones deportivas, tecnológicas, bibliotecas y áreas sociales.

Estas residencias pueden ser para hombres y mujeres alejados por separado, o “co-edu”, es decir, que hombres y mujeres viven en la misma unidad de albergue pero no comparten cuartos. Normalmente dos estudiantes deben compartir un cuarto, pues las habitaciones individuales son escasas. Los cuartos suelen estar amoblados con una cama, un escritorio, una silla y un armario. Los estudiantes deben proporcionar la ropa de la cama y todos los accesorios y decoración que consideren necesarios. Los contratos de alquiler de estas residencias normalmente cubren el año académico entero. A veces, al iniciar el contrato de alquiler, es necesario pagar varias cuotas no reembolsables, por lo tanto, es necesario que dispongas de una buena cantidad de dinero para este fin. También se pueden realizar contratos de alquiler que contemplan un número específico de comidas en el campus, cena y servicio de cafetería.

Vida fuera del campus
Algunos estudiantes consideran más valioso para su experiencia universitaria en Estados Unidos, vivir fuera del campus. Esto les permite conocer con más detalle la forma de vida en la ciudad en la que está localizada la universidad y experimentar situaciones de completa independencia. Si eliges esta modalidad de alojamiento, seguramente deberás esperar hasta llegar a la universidad para luego realizar los preparativos de alquiler de un apartamento. Las oficinas universitarias de atención al estudiante internacional pueden asesorarte en la búsqueda de vivienda. Además, en algunos estados, hay empresas que se encargan de localizar inmuebles de acuerdo con tus requerimientos específicos, a cambio del pago de una cuota.

Los tipos de alojamiento independiente más frecuentes son:

• Alojamiento en alquiler
Una de las opciones preferidas por los estudiantes extranjeros es alquilar un pequeño apartamento, en alguna zona céntrica de la ciudad. En caso de que decidas tomar esta opción, deberás tener en cuenta que los apartamentos o habitaciones aledañas a la universidad suelen ser más costosos, aunque, desde luego, el acceso a la universidad será más fácil. A veces se puede conseguir opciones de alquiler más baratas en zonas más alejadas de la universidad. En ese caso, verifica que el transporte público sea fácil y eficiente y calcula muy bien los costos de transporte.

Los costos de estos apartamentos también variarán de acuerdo con las condiciones de servicio que ofrezcan, es decir, pueden ser viviendas con o sin cocina, amobladas o no. En Estados Unidos el termino “amoblado” significa que dispone de los muebles básicos (cama, silla, escritorio, televisión). No se ofrece lencería, cortinas, toallas, equipos de cocina ni platos.

Una opción económica pueden ser los cuartos en “pensiones”, con comidas proporcionadas con un pago extra por este concepto.

• Alojamiento compartido
Muchos estudiantes deciden compartir una casa o un apartamento con otros estudiantes. En este tipo de alojamiento cada estudiante tiene su propia habitación, pero se comparten las zonas comunes y las responsabilidades de la vivienda. Las casas y apartamentos se pueden alquilar a través de un agente inmobiliario o de los dueños, y pueden estar amueblados o no.

Los alquileres varían notablemente según la zona del país, al igual que otros costos. Al alquilar una vivienda se suele pedir un mes de alquiler como fianza en caso de que el arrendatario cause daños a la vivienda. Si no se han producido daños, se devolverá la fianza al finalizar el contrato de alquiler.

Si se decide alquilar una casa o un apartamento normalmente se debe firmar un contrato oficial con el arrendador. Este documento, denominado contrato de alquiler, establece las obligaciones del dueño (arrendador) y el inquilino (arrendatario). El contrato estipula que todas las instalaciones de la casa funcionan correctamente y el arrendador deberá mantener la vivienda en buenas condiciones.

• Alojamiento en hogares (homestays)
Muchas escuelas y academias que administran cursos de inglés dentro de la modalidad de la inmersión total (inglés general, de negocios y preparación para el TOEFL) ofrecen a los interesados acomodación en hogares norteamericanos (homestays) con comidas incluidas. Al efecto, existen programas de lengua inglesa en “homestays” privados en los cuales los alumnos viven en las casas de sus profesores.

Estos “homestays”, disponibles en la mayoría de los estados norteamericanos, aceptan estudiantes de 12 a 80 años, a profesionales y no profesionales. En ellos los extranjeros conocen y experimentan la forma de vida estadounidense, interactuando con una familia americana en un ambiente totalmente natural donde reciben lecciones privadas intensivas, con tarifas competitivas y más bajas. Todos participan en las actividades familiares y se les estimula a practicar su inglés en un entorno propio.

Las familias que acogen huéspedes se seleccionan cuidadosamente y se supervisan mientras los estudiantes habitan con ellas. Suelen estar ubicadas cerca de las principales rutas del transporte público y a conveniente distancia del centro educativo. Suministran dos comidas diarias y tres, los fines de semana. Varios “homestays” incorporan programas de deportes y recreación.

La facilidad de colocar a un estudiante internacional con una familia, o “homestays”, también está disponible para estudiantes universitarios. Varía de un lugar a otro. Si este servicio está disponible, el costo normalmente es igual al de un cuarto privado alquilado con servicio de comidas incluido. La oficina universitaria de servicios al estudiante internacional, a veces puede ofrecer información sobre los “homestays” disponibles.

• Alojamiento propio
Las familias de algunos estudiantes extranjeros poseen viviendas en Estados Unidos. Sólo algunos estudiantes poseen su propio alojamiento en Estados Unidos.

Algunos estudiantes extranjeros también viven en un alojamiento junto a otros miembros de su familia más inmediata, que se trasladan a vivir a Estados Unidos mientras sus hijos o parientes están estudiando, aunque esta no es la situación más común.

Consejos prácticos 

  • Busca un lugar cerca de la universidad. Esto te permitirá ahorros importantes en transporte.
  • Es conveniente ubicar los servicios imprescindibles como paradas de transporte, tiendas y almacenes, más cercanas a la residencia. Esto es sumamente importante si no cuentas con carro.
  • Haz todas las preguntas necesarias al dueño o representante de la empresa de venta o alquiler. Por ejemplo: cómo se controla el sistema de calefacción, qué servicios incluye el precio de alquiler, cuántas personas pueden ocupar la vivienda, entre otras.
  • No te apresures en la selección. Visita varios apartamentos antes de decidir.
  • Para reservar, deberás entregar un depósito de dinero, por lo cual debes prever tener disponible este monto en reserva. Además se te puede exigir un “depósito contra posibles daños”, como garantía reembolsable al final del contrato.
  • Lee con detenimiento el acuerdo de alquiler para entender todas las condiciones exigidas, sobre todo en lo relativo a las penalizaciones por no-cumplimiento del convenio. Busca ayuda si no entiendes los términos legales del documento de alquiler.

 

Ver también: