En líneas generales, no está permitido trabajar en Estados Unidos con una visa de estudiante. Aunque se pueden obtener empleos dentro de la universidad como asistente de cátedra o ayudante de biblioteca, no deberás contar con la posibilidad de adquirir fondos suplementarios provenientes de este tipo de trabajos ya que son altamente competitivos, pagan muy poco y no podrás optar por ellos durante el primer año de estudios.

Sin embargo, justo al terminar tus estudios en Estados Unidos es permitido realizar una pasantía laboral conocida como “practical training” en una compañía local, durante un año, para lo cual se debe solicitar un permiso de trabajo. Una vez finalizado este período, se podría optar por una visa H-1B, o de empleo temporal, si se consigue el patrocinio del empleador.

Si trabajas sin una autorización respectiva puedes estar violando las leyes de Estados Unidos y se te puede exigir que abandones inmediatamente el país.

Para tener una idea de los trabajos disponibles, se puede visitar las páginas de los principales periódicos de las ciudades donde están ubicadas las universidades estadounidenses.

 

En el capítulo Trabajar en Estados Unidos se ofrecen los detalles de la visas de empleo y el mercado laboral.