En Estados Unidos la educación en el nivel técnico es denominada de varias maneras: “Community”, “Technical” y “Junior”.

Estas escuelas ofrecen programas académicos equivalentes a los dos primeros años de formación posterior a la educación secundaria. Ofrecen una variedad de cursos en los niveles técnico y de oficios, que permiten al estudiante prepararse para ingresar al mercado laboral en ocupaciones técnicas. Igualmente, estos programas ofrecen al estudiante la posibilidad de continuar posteriormente, estudios universitarios más avanzados, como los “four years college degree” o programas universitarios de cuatro años de estudio. En estos casos, será conveniente que el estudiante se informe muy bien acerca de los créditos académicos que le podrán ser reconocidos como equivalencias en los niveles más avanzados.

Estas escuelas pueden ser públicas o privadas y su oferta académica abarca distintas áreas del conocimiento tales como: programas de salud (enfermería, asistente médico o dental, técnico en rayos X, asistente geriátrico), programas en tecnología de ingeniería (técnico en ingeniería civil, eléctrica y de mantenimiento), programas de construcción comercial (técnico en construcción del hogar, carpintería, especialista en alambrado) programas de ocupaciones de negocios (secretariado comercial, procesamiento de datos, procesamiento de palabras, computación, contador). También existen programas para la industria del turismo, seguridad, o servicios públicos como bomberos, entre otros.

Como el objetivo de estas escuelas es ampliar las posibilidades de formación y trabajo a un número mayor de jóvenes, los requerimientos académicos para el ingreso suelen ser básicos, la oferta de estudios amplia y variada, el sistema de enseñanza privilegia la atención individual y los costos de matrícula relativamente bajos. Precisamente, por esas ventajas, estas escuelas constituyen una de las opciones preferidas por estudiantes extranjeros en Estados Unidos. La mayoría de estas escuelas, admiten estudiantes extranjeros.

Algunas de estas escuelas poseen servicios académicos especiales para extranjeros, incluyendo programas de inglés como segunda lengua. No suelen ofrecer servicios de hospedaje en el recinto académico y la mayoría no tienen autorización oficial para permitir que sus estudiantes matriculados soliciten una visa de estudiantes.

En el rango de escuelas técnicas existen otros tipos de programas académicos que describimos a continuación:

• Educación para adultos: se trata de aquellas academias que ofrecen cursos especiales en distintas áreas para adultos. Estos cursos se denominan Educación Continua (“Continuing Education”) o Educación para Adultos (“Adult Education”) y a menudo son solicitados por personas que desean adquirir nuevas habilidades laborales o idiomas extranjeros, o simplemente por amor al arte. La matrícula de estos cursos suele ser baja y el único requisito de admisión es cancelar las cuotas correspondientes.

Los cursos de educación para adultos pueden ser una excelente oportunidad para el inmigrante adulto recién llegado, para aprender sobre diversos aspectos socioculturales de los estadounidenses, sin pagar mucho dinero y ahorrándose un proceso complicado de admisión universitaria. Sin embargo, es importante mencionar que estos cursos raramente le permiten a un extranjero calificar para una visa de estudiante.

• Escuelas vocacionales: ofrecen entrenamiento especializado en áreas técnicas y de gran demanda, como la reparación de equipos de computación, electrónica, reparación de carros y tecnología de refrigeración.

Hay también escuelas vocacionales que ofrecen cursos de secretariado comercial, donde entrenan en habilidades tales como llevar la contabilidad de libros, mecanografía, taquigrafía y utilización de procesadores de palabras. Otras escuelas especializadas ofrecen cursos para entrar en la industria de la belleza (peluquería y maquillaje), la industria de viaje y muchas otras actividades que van desde cómo cuidar mascotas hasta el manejo de transporte pesado.

Muchas escuelas vocacionales ofrecen cursos a distancia, valiéndose del correo o de Internet. Por lo general exigen matrículas altas y a veces no devuelven el dinero si el estudiante decide retirase. En todo caso, siempre es conveniente verificar ante cualquier oficina de protección al consumidor, si la escuela elegida posee una administración seria y responsable.