• La superpoblación de inmigrantes y extranjeros, muchos de ellos en condición ilegal, ha endurecido las leyes: las exigencias son cada vez más estrictas para el ingreso al país.

• El ataque terrorista a Nueva York, el 11 de septiembre de 2001, también contribuyó a colocar nuevas barreras para el ingreso de extranjeros. El sistema migratorio estadounidense ha sido duramente criticado desde la misma presidencia de la nación, calificándolo de “fallido”. Actualmente el gobierno hace esfuerzos por impulsar una reforma profunda de las leyes.

• Durante la crisis financiera de 2008, un gran número de trabajadores altamente calificados tuvieron que aceptar puestos de trabajo en inferiores condiciones a sus habilidades profesionales. La competencia en el mercado de trabajo es cada vez más retadora.

•  Los ataques terroristas, aunados a la crisis económica de 2008, fomentaron una animadversión hacia el impacto económico de la mano de obra inmigrante versus el trabajador local. En algunos estados, se registra un aumento del sentimiento anti-inmigrante. Esa molestia ha sido utilizada por algunos políticos, especialmente del partido republicano, para instalar la idea de que la inmigración es una amenaza para la estabilidad económica de muchos ciudadanos americanos. Puede leerse más sobre este tema en la sección Todo sobre los planes de inmigración de Trump y Clinton.

• El avance desenfrenado de la tecnología ha creado un mercado laboral discrepante donde quienes ocupan los más bajos puestos de trabajo no logran obtener los beneficios básicos de aumentos de sueldo o seguros médicos, porque carecen de la educación, las competencias o las habilidades profesionales de quienes ocupan los puestos superiores.

• El pago de impuesto es elevado y obligatorio incluso para residentes o trabajadores temporales. Su incumplimiento puede ser motivo de serias penalizaciones para el empleador y de deportación del inmigrante extranjero.

• Los costos de los servicios de salud son sumamente elevados, por lo que es condición imprescindible contar con un seguro médico.

• Muchos consideran que la sociedad estadounidense vive con el constante temor de ser nuevamente objeto de terrorismo internacional y ataques por parte de grupos extremistas.