Los Estados Unidos de América es la economía más grande e importante del mundo por su volumen de producto interno bruto (PIB).

El PIB per cápita, un excelente indicador de la calidad de vida, en 2015, fue de 55.805$ dolares. Esta cifra supone que los estadounidenses poseen un buen nivel de vida en general. De hecho, Estados Unidos ocupa el puesto número 8 en el ranking de 196 países con mejor calidad de vida.

En cuanto al ambiente para hacer negocios, Estados Unidos se encuentra en el séptimo puesto del “Doing Business”, ranking que evalua a 189 países según la facilidad que ofrecen para hacer negocios.

Sobre el Índice de Percepción de la Corrupción del sector público, Estados Unidos tiene 76 puntos, con lo cual ocupa el puesto 16 de 167 países en los que hay menor percepción de corrupción.

La crisis financiera de 2008
Durante la crisis financiera de 2008, la economía estadounidense expuso su lado más frágil, en la peor situación económica vivida por la nación desde la Gran Depresión.

Durante la recesión que comenzó en 2008, la economía de Estados Unidos perdió unos 8,4 millones de empleos. Sin embargo, progresivamente se fueron generando puestos de trabajo y la tasa descendió levemente, tal como se ilustra a continuación:

Desempleo en 2008: 7,2%
Desempleo en 2009: 9,3%
Desempleo en 2010: 9,7%
Desempleo en 2011: 9%
Desempleo en 2012: 8%
Desempleo en 2013: 7%
Desempleo en 2014: 5,8%
Desempleo en 2015: 5%
Desempleo en 2016: 4,9%

En el ámbito internacional, es cada vez más probable que Estados Unidos pierda su estatus como la mayor economía del mundo. Según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (2012) China puede superar a Estados Unidos.

Aunque el crecimiento sostenido de China no ha sido un secreto para la comunidad económica internacional, se espera que pueda sobrepasar a Estados Unidos para el año 2035, en un buen escenario.

Economía diversa y tecnológicamente avanzada
Al ser la mayor economía del mundo, muchas de las instituciones financieras y económicas claves residen en Estados Unidos.

En Estados Unidos se encuentran la bolsa de valores más grande del planeta, el mayor depósito de reservas de oro mundial, y la sede de 139 de las 500 empresas más grandes en el plano internacional, lo cual es casi el doble de la presencia financiera de cualquier otro país del globo.

Estados Unidos también tiene una abundancia de recursos naturales. Cuenta con las mayores reservas mundiales probadas de carbón (22,6% del total del mundo), es el catorceavo país con mayores reservas de petróleo y el sexto país con las mayores reservas probadas de gas natural.

Otros recursos naturales abundantes en Estados Unidos son cobre, plomo, molibdeno, fosfatos, uranio, bauxita, oro, hierro, mercurio, níquel, potasio, plata, tungsteno, zinc, y la madera.

En el sector de la agroindustria, Estados Unidos cuenta con enormes extensiones de áreas fértiles que dedica a la agricultura y cultivo en muchas áreas, siendo sus principales productos: trigo, granos, maíz, frutas, vegetales, algodón, carne, pescados, lácteos y madera. Además, posee importantes yacimientos de carbón, petróleo y diversos minerales.

Las industrias estadounidenses son altamente diversificadas y punta de lanza en materia tecnológica, principalmente en las áreas de energía, petróleo, hierro, vehículos automotores, tecnología aeroespacial, telecomunicaciones, química, electrónica, procesamiento de alimentos, bienes de consumo, madera y minería.

Son muy importantes también las industrias estadounidenses de la informática y la computación, y la tecnología médica, aeroespacial y militar. Este avance tecnológico continuo explica el desarrollo gradual de un mercado laboral de dos niveles, donde los trabajadores de la base reciben menos formación y beneficios que los del tope.

El país también destaca en las artes y el entretenimiento, al tener una industria cinematográfica y de televisión que genera miles de millones de dólares cada año y resulta un pilar fundamental de la preeminencia cultural de Estados Unidos en el mundo.

En esta economía orientada hacia el libre mercado, individuos y empresas toman las decisiones mientras que el gobierno compra todos los bienes y servicios en los mercados privados.

Estados Unidos sigue confiando en el respaldo del gobierno para el sector privado, desde la educación hasta la protección del medio ambiente.

De vez en cuando, el gobierno Estados Unidos también se ha encargado de fomentar nuevas industrias, así como proteger a las empresas estadounidenses de la competencia extranjera. Esto es claramente visible en la industria de la agricultura altamente subsidiada.

Por otra parte, el gobierno estimula la inversión extranjera, como una salida a la recesión económica.

En general, las empresas y los negocios estadounidenses gozan de gran flexibilidad comparadas con Europa Occidental o Japón en cuanto a decisiones como aumentar capital, despido de trabajadores o desarrollo de nuevos productos. Al mismo tiempo, deben enfrentar altas barreras en la competencia contra sus rivales económicos y la creciente entrada de empresas extranjeras.

A pesar del enorme desafío que significan las economías emergentes, Estados Unidos sigue siendo el mayor país receptor de inversiones. En 2015, el país recibió US $ 200 mil millones de inversión extranjera directa, un nivel histórico de acuerdo con un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Según un informe del Departamento de Comercio y el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, publicado en 2013, pueden listarse claramente los factores que han hecho de Estados Unidos el destino favorito para la inversión extranjera directa.

De acuerdo con el informe, algunos de estos factores son los siguientes:

• una fuerza laboral capacitada,
• universidades de investigación de talla internacional,
• infraestructura adecuada,
• nuevas fuentes de energía,
• un mercado estable,
• la economía más grande del mundo,
• un entorno abierto de inversion
• un compromiso prolongado con el estado de derecho.

El socio del Norte
Estados Unidos y Canadá afianzaron sus lazos comerciales tras la firma, en 1989, del Tratado de Libre Comercio (US-Canada Free Trade Agreement, FTA) y, en 1994, del Tratado Norteamericano de Libre Comercio, conocido como NAFTA, por sus siglas en inglés (North American Free Trade Agreement).

Estados Unidos es el mayor inversor extranjero de Canadá con fuertes inversiones en minería, fundición, petróleo, productos químicos y maquinaria.

En el sector energético se produce el más importante intercambio. Canadá es el mayor proveedor de energía de Estados Unidos: con más del 16% de las importaciones de petróleo estadounidenses y, aproximadamente, el 15% del consumo de gas natural en Estados Unidos. Además, ambas naciones comparten las instalaciones hidroeléctricas en la frontera occidental y las redes eléctricas nacionales de Canadá y Estados Unidos también están vinculadas entre sí.

En 2015, Estados Unidos realizó exportaciones a Canadá por más de 300 billones de dólares.

En el sector agroalimentario, Estados Unidos importa más de la mitad de los productos alimenticios de Canadá, mientras que Canadá importa casi el 20% del producto alimenticio de Estados Unidos.

Calidad de vida en Estados Unidos
Estados Unidos ofrece una buena calidad de vida a sus pobladores, como lo demuestra el hecho de que se encuentra en las listas de mejores países por los indicadores económicos y de calidad de vida.

Por ejemplo, en 2016Estados Unidos ha sido clasificado por la Organización de Naciones Unidas como el octavo mejor país del mundo para vivir, después de Noruega y Australia, debido a sus excelentes indicadores de bienestar.

Esta clasificación también es conocida como Índice de Desarrollo Humano y se elabora sobre la base de una encuesta anual que evalúa el bienestar social y económico de 187 países.

Estados Unidos destaca por el acceso a la educación, el bienestar socio-económico y la calidad de vida en general, entre otros factores.

Además, Estados Unidos es mencionado entre los países con mejores indicadores de bienestar social, de acuerdo con el Índice para una Vida Mejor, realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

La mencionada clasificación evalúa a 36 naciones del mundo, incluyendo las principales economías desarrolladas y varias naciones emergentes, con base a once criterios que miden el bienestar de la población: empleo, ingresos, vivienda, comunidad, educación, equilibrio laboral-personal, medio ambiente, participación ciudadana, salud, satisfacción ante la vida y seguridad.

En 2016, Estados Unidos obtuvo la novena posición en el Índice para una Vida Mejor en los indicadores de ingreso, acceso a la vivienda, salud, educación y satisfacción general de la población.

Por otra parte, Estados Unidos ocupa el undécimo lugar en el Índice de Libertad Económica, publicado anualmente por la Fundación Heritage y el Wall Street Journal.

El Índice de Libertad Económica es muy importante para analizar la calidad de vida en una nación pues mide la capacidad de los individuos de tener bienestar económico como consecuencia del trabajo y del acceso a mayores opciones para producir, comerciar o consumir bienes y servicios.

Para calcularlo, se analizan variables como el estado de derecho, la eficiencia de las políticas públicas, la capacidad de inversión, el derecho a la propiedad, los niveles de corrupción, el gasto gubernamental, el libre comercio, las políticas laborales, etc. El resultado final se traduce en una medición de las posibilidades que tienen los ciudadanos de un país de prosperar.

El ingreso familiar neto promedio en Estados Unidos se calcula en 38 mil US$ al año. Sin embargo, la brecha entre los más ricos y los más pobres es considerable; la población situada en el 20% superior de la escala de ingresos obtiene ocho veces el salario que percibe la población que ocupa el 20% inferior.

La educación estadounidense es una de las más reputadas del planeta. Sus universidades gozan de gran prestigio internacional y constituyen la primera elección de miles de estudiantes extranjeros en todo el mundo.

La educación primaria y secundaria es gratuita en Estados Unidos. Se calcula que el 89% de los adultos entre 25 y 64 años de edad ha obtenido el equivalente de un título de educación secundaria.

Sobre el sistema de salud, el gobierno proporciona cobertura de seguro médico únicamente para los ancianos y las personas con discapacidad (a través de “Medicare”), así como para una parte de la población de escasos recursos (a través de “Medicaid” y el “State Children’s Health Insurance Program”).

Sin embargo, como parte de la reforma al sistema de salud promovida por el presidente Barack Obama (comúnmente llamado Obamacare) a partir de 2014, todos los ciudadanos de Estados Unidos y los residentes legales deberán tener un seguro médico obligatorio, o de lo contrario serán multados.

Además, el gobierno asumirá un rol de intermediario entre los ciudadanos y las compañías privadas de seguro, garantizando que las coberturas sean adecuadas y universales para todos los estratos de la población.

En Estados Unidos, la esperanza de vida para las mujeres es de 81 años y de 76 en el caso de los hombres.

Por otra parte, los estadounidenses confían en el sistema público, en las leyes de su nación y en las autoridades que hacen cumplir las leyes y que vigilan el cumplimiento de las normas sociales, como la policía.

Sobre la percepción de la felicidad y del bienestar individual, los estadounidenses califican de 7 su satisfacción general ante la vida en una escala del 0 al 10, según la ya mencionado Índice para una Vida Mejor.

En esta misma clasificación, el 83% de las personas manifestaron tener más experiencias positivas en un día normal (sentimientos de paz, orgullo por los logros, gozo, etc.) que experiencias negativas (dolor, preocupación, tristeza, aburrimiento, etc.)

Visita el foro ¿Cómo es la vida de un inmigrante en Estados Unidos?