Wyoming (WY) es uno de los estados de la región Oeste, división Montaña, con una superficie de 253.349 kilómetros cuadrados que lo coloca en el décimo puesto del ranking norteamericano. Se conoce como el “Estado de la Igualdad” (“Equality State”), por haber sido precursor en la defensa de los derechos de la mujer, o como el “Estado del Vaquero” (“Cowboy State”).

Las Montañas Rocosas (Rocky Mountains) cruzan su territorio. Se distingue por sus vastas tierras inexploradas de naturaleza salvaje y gran riqueza mineral.

Un total de 5% de su extensión se ha declarado parque natural, incluyéndose en ese espacio el famoso “Yellowstone National Park” y algunas reservas indígenas, donde se concentran las siguientes tribus: cheyenne, gros ventre, kiowa, nez perce, sheep eater y siux. Estas tierras dan hospedaje a muchas especies de animales, entre las cuales resalta el bisonte americano.

Su capital y ciudad más importante es Cheyenne. Otras urbes destacadas son Casper, Laramie, Gillete, Rock Springs, Sheridan, Green River, Evanston, Riverton y Cody.

Tiene una pequeña población de 563 mil habitantes, de los cuales 9,1% desciende de hispanos o latinos.

Posee un clima continental, propio de las regiones semidesérticas; mas, por su diversidad topográfica, varía notablemente. Se caracteriza por los veranos calurosos moderados en las tierras planas, inviernos largos y fríos y, en general, escasas lluvias. Por la altura de este territorio, tiende a ser bastante fresco. Las temperaturas promedio de verano oscilan entre 17 y 20°C; y las de invierno, de –7 a –3°C. La precipitación anual registra entre 5 y 45 pulgadas por año, alguna en forma de lluvia; otra, de nieve. Las tronadas y tormentas de granizo se producen con mucha frecuencia en el verano. Los vientos altos y persistentes de la depresión de Wyoming constituyen una característica distintiva de este clima.

Sus principales actividades económicas se centran en la ganadería (incluyendo ovejas), extracción de azúcar de remolacha y cultivo de trigo y heno. Además, se distingue por sus industrias de minería, petróleo, productos químicos, madera y sus subproductos, vestimenta, imprentas y maquinarias.

Este estado ofrece un amplio rango de opciones recreacionales: desde excavar para buscar huesos de dinosaurios hasta fotografiar animales salvajes (lobos, bisontes, alces y muchos otros). A esto se agregan sitios históricos ligados a la búsqueda del oro, museos del viejo oeste norteamericano, galerías de arte, ceremonias de hechicería propias de los indios norteamericanos y grandes parques nacionales, en los cuales se entrelazan los escenarios espectaculares y la fauna silvestre. Entre aquellos se destacan el “Grand Teton” y ”Yellowstone”. Este último posee más de 10 mil características geotérmicas, incluyendo géiseres, aguas termales, cuencas de fangos y fumarolas. Asimismo, constituyen excelentes atracciones la “Torre de los Diablos”, la boca de un volcán a 860 pies de altura; y el ”Salto del Búfalo Vore”, una de las principales excavaciones arqueológicas donde se observan capas de huesos – aún intactos- de bisontes.