Publicidad


 

El estado de Utah (UT) está relacionando la simbología de las abejas con la laboriosidad y las virtudes de frugalidad y perseverancia de sus colonizadores, se le llamó el “Estado Colmena” (“Beehive State”).

Pertenece a la región Oeste, división Montaña, de los Estados Unidos. Su superficie abarca 219.901 kilómetros cuadrados, lo que lo ubica en el decimotercer lugar entre las entidades norteamericanas.

Las Montañas Rocosas (Rocky Mountains) también cruzan este estado, el cual se distingue por sus extensos territorios inexplorados de naturaleza salvaje y gran riqueza mineral.

Su capital es Salt Lake City, y Provo, West Valley City, Sandy y Orem sobresalen entre las ciudades más importantes.

Su población comprende 2 millones 763 mil habitantes, de los cuales 13,2% tiene origen latino o hispano. En este estado se encuentra una población nativa que habita en reservas, principalmente constituida por las tribus navaja, anasazi, fremont y ute.

Se caracteriza por un clima árido desértico, pero tan variado como su territorio. En algunas de sus montañas se acumulan hasta 500 pulgadas de nieve en el invierno. Durante el verano, ciertas áreas alcanzan temperaturas que superan los 34°C. La primavera y el otoño suelen traer cualquier tipo de clima imaginable. En verdad, hay que estar preparado para las eventualidades.

Su economía se apoya en la ganadería, cría de pavos y ovejas, producción de lácteos y cultivo de heno, maíz, cebada, trigo, papas, cebollas, manzanas, cerezas, duraznos y peras. Cuenta con una importante industria aeroespacial, así como de instrumentos médicos, maquinarias, minería, metales, procesamiento de alimentos, equipos electrónicos y turismo.

Utah ofrece, como atracciones turísticas, sus parques, una combinación de escenario y recreación; sus antiguas villas de indios y colonos; y sus renombrados sitios históricos, entre los que se destacan los relacionados con los ferrocarriles.

 

 

 

Publicidad