El estado de Ohio (OH) recibió el apodo del “Estado del Castaño de Indias” (“Buckeye State”) debido a los muchos árboles de esta especie que, una vez, cubrieron sus colinas y praderas.

Está situado en la región Medio Oeste, división Central Noreste, en la Zona de los Grandes Lagos, alrededor de los cuales se establecieron importantes urbes de enorme poder industrial. Se encuentra en su territorio el famoso lago Erie.

Entre los 50 estados, se ubica en el trigésimo cuarto lugar, por su área territorial de 116.105 kilómetros cuadrados.

Su ciudad capital es Columbus y, como ciudades importantes, destacan Cleveland, Cincinnati, Toledo, Akron, Dayton, Youngstown, Parma, Canton y Lorain.

Su población totaliza 11 millones 536 mil habitantes; no obstante, solo 3,2% desciende de hispanos o latinos.

El clima cambia significativamente a lo largo y ancho del estado. Se clasifica como continental templado, con un amplio rango de temperaturas y muchas precipitaciones en primavera y verano. Varía de tibio a cálido en verano y de moderado a frío en invierno. Ohio carece de cadenas montañosas que lo protejan del frío del Ártico y de las masas de aire caliente en el verano. Recibe el aire polar, seco y frío, de Canadá y el húmedo y cálido del Golfo de México. Ambos se desplazan por su territorio haciendo que la variación sea la principal característica de su clima. En invierno, el aire polar domina sobre el estado y, a menudo, entra en conflicto con el aire moderado del golfo y causa temporales frontales o ciclónicos. En el verano prevalece el aire del golfo y, en otoño, la corriente polar templada pasa sobre el lago Erie y demora la llegada de las heladas a lo largo de sus costas. Hay nevadas, pero se derriten en una o dos semanas.

Su actividad económica se fundamenta en el cultivo de soya, tomates y maíz; ganadería, cría de cerdos y producción de lácteos, pollos y huevos; fabricación de equipos eléctricos y de transporte, productos de metal y maquinarias; y procesamiento de alimentos.

Contiene la más grande comunidad amish del mundo, formada por miembros de una secta protestante norteamericana, de origen alemán, fundada en el siglo XVII, que cuenta en la actualidad con más de 4.000 familias, las cuales se distinguen por su austeridad y oposición a la civilización moderna.

Se distingue este estado por sus lugares históricos, mansiones, edificios e iglesias de extraordinaria belleza arquitectónica.