Publicidad


 

El estado de New York (NY) pertenece a la región Noreste, división Atlántico Medio, y a la Zona de los Grandes Lagos, alrededor de los cuales se desarrollaron imponentes ciudades de poderío industrial.

Se le llama el “Estado del Imperio” (“Empire State”). Abarca 141.090 kilómetros cuadrados y se ubica como el vigésimo séptimo de la nación.

Su capital es Albany y, entre sus otras ciudades importantes, se mencionan Buffalo, Rochester, Yonkers, Syracuse, New Rochelle, Mount Vernon, Schenectady, Nassau, Suffolk y Utica.

En el estado de Nueva York tiene su asiento la ciudad del mismo nombre, una de las más populosas del país y capital mundial de negocios, turismo y cultura. Históricamente, esta urbe ha acogido un importante grupo de inmigrantes provenientes de todas partes del mundo, incluyendo muchas naciones latinoamericanas. Por esta razón, la ciudad de Nueva York constituye -para muchos- el emblema estadounidense por excelencia de la recepción de los que inmigran, con la Estatua de la Libertad como icono mundial de lo que este lugar representa en el contexto migratorio global.

La población estatal asciende a 19 millones 378 mil habitantes, de los cuales 18% es de origen latino o hispano.

Posee un clima variable, con lluvias moderadas todo el año y veranos e inviernos claramente diferenciados. En general, húmedo, sus cambios climáticos obedecen a las variaciones topográficas y de altura y a la influencia de las aguas que contiene o lo rodean. El área costera presenta temperaturas más altas, menos heladas, escasa nubosidad y pocas tormentas. Las tierras bajas del norte experimentan extremos considerables de temperatura, especialmente en el invierno, cuando el viento frío de Canadá y el aire del interior invaden el estado. Durante el verano, las olas de calor ocurren a menudo, con temperaturas que alcanzan 37°C por varios días. No obstante, sus lagos y el Océano Atlántico mitigan esta situación. Igualmente, durante la temporada veraniega, el aire húmedo y cálido del Golfo de México y el del sureste del país desencadenan lluvias, aunque en ese tiempo prevalecen los cielos despejados. Las áreas que bordean los lagos y las del valle Hudson se caracterizan por el menor número de días sin hielo en toda la entidad. La precipitación se reparte equitativamente durante el año y cae abundante durante la época de siembra, lo cual beneficia la agricultura. A veces se suceden periodos secos. Las planicies del este reciben el impacto de las tormentas de invierno y una sola de ellas puede apilar mucha nieve.

Su sector económico se concentra en la elaboración de productos lácteos, ganadería y cría de animales, cultivo de vegetales y manzanas. Cuenta con un importante sector de negocios, siendo la sede de Wall Street, la mayor bolsa del mundo que maneja más de 100 millones de acciones al día. Además, sus industrias principales son las imprentas y editoriales y la manufactura de instrumentos científicos, equipos eléctricos, maquinaria y productos químicos.

El turismo representa una importante fuente de ingresos al ofrecer innumerables atracciones en Nueva York, una de las ciudades más cosmopolitas del mundo: teatros, espectáculos musicales, museos, rascacielos, restaurantes, parques y zoológicos. En las fronteras de este estado con Canadá, se encuentran las famosísimas Cataratas del Niágara.

 

 

 

Publicidad