Massachusetts (MA), otro de los estados enclavados en la región Noreste, división Nueva Inglaterra (New England), establecida esta última durante el siglo XVII. Se le apoda el “Estado de la Bahía” (“Bay State”) o el “Estado de la Antigua Colonia”(“Old Colony State”) y, en el ranking por área, se le coloca en el cuadragésimo cuarto lugar por su extensión de 27.337 kilómetros cuadrados.

La capital, Boston, una de las más populosas del país, constituye una referencia mundial en materia de negocios y formación académica. Entre sus ciudades más importantes destacan Worcester, Springfield, Lowell, Lawrence, New Bedford, Cambridge, Brockton, Fall River, Quincy y Lynn.

Tiene 6 millones 547 mil habitantes, de los cuales 9,9% declara su procedencia hispana o latina. También lo pueblan pequeñas tribus indígenas formadas mayormente por los grupos wampanoag, nipmuc, mashpee y narragansett.

Cálido y soleado de mayo a octubre, posee un clima templado, más frío y seco hacia el oeste. De inviernos fríos y otoños espectaculares. En estos últimos, el clima agradable y la variedad de arboledas producen colores vibrantes que atraen a gentes de todo el mundo. Equilibra el aire fresco canadiense, seco y cálido, y el aire húmedo tropical, ambos determinados por las fluctuaciones del clima continental que alteran continuamente ese balance. Con frecuencia, hay una serie de días placenteros, seguidos de pocos días de clima húmedo. Varía, también, con la altura, sobre todo en invierno: las áreas montañosas se presentan más frías y con más nieve que las otras.

Sus actividades agrícolas se orientan hacia la piscicultura, cría de animales, elaboración de lácteos y cultivo de arándano y vegetales. Su industria se dedica a la producción de maquinaria, madera, equipos eléctricos e instrumentos científicos. Asimismo, sobresalen sus imprentas y editoriales y el sector del turismo.

Massachussets, siendo una de las entidades más pequeñas de La Unión, administra uno de los más grandes sistemas estatales de deporte. En efecto, sus parques, bosques, montañas y ríos ofrecen amplios espacios abiertos a la práctica de varias disciplinas. Hay, también, renombrados sitios y museos históricos, algunos – de estos últimos – vivientes.