El estado de Louisiana (LA) es parte de la región Sur, división Central Suroeste, de los Estados Unidos, conocida como “Estado del Pelícano” (“Pelican State”), en honor al pelícano marrón, el pájaro oficial de la entidad, nativo de Luisiana.

Comprende 134.273 kilómetros cuadrados. Por esta extensión, se ubica en el puesto trigésimo primero entre los estados del país.

Aunque su capital es Baton Rouge, la ciudad más famosa y de gran interés turístico es New Orleáns. Otras ciudades importantes son Shreveport, Lafayette y Kenner.

Su población asciende a 4 millones 533 mil habitantes. De estos, 4,4% tiene raíces hispanas. También concentra varias reservaciones y tribus indígenas, entre las cuales se listan las siguientes: tunica – biloxi, coushatta, chitimacha, chacta, apache y houma.

La mayor parte de las regiones de Luisiana se caracteriza por su clima subtropical; húmedo y cálido, con lluvias estacionales, especialmente en la región costera; sus inviernos se suceden cortos y moderados y los veranos, prolongados, calientes y, de ordinario, húmedos. Su gran diversidad se atribuye al mudable Golfo de México que la bordea por el sur. Los largos periodos de frío resultan extraños. En el verano, la alta y constante humedad relativa causa alguna incomodidad. Las brisas frescas procedentes del golfo atenúan la elevada temperatura y la humedad relativa de los sectores costeros. Las zonas de bajas presiones se mantienen cercanas a los 20°C por las noches, durante gran parte del verano. La precipitación en forma de lluvia es abundante. Nieve, hielo y cellisca caen excepcionalmente. Las tronadas acaecen a menudo en julio, el mes más lluvioso. Asimismo, las tormentas tropicales y huracanes golpean, a veces, sus costas, entre julio y septiembre. Las sequías severas se producen en muy pocas ocasiones. Las tormentas heladas son raras, pero representan un riesgo potencial.

Constituye una tierra tropical por sus productos agrícolas (arroz, agrios, cacahuete, caña azucarera, algodón) y por su economía de plantación. Posee, además, grandes recursos mineros: petróleo, gas natural, azufre y lignito. Las fuentes de energía, la facilidad de abastecimiento de materias primas procedentes de Iberoamérica y la navegación por el bajo Mississippi promovieron su desarrollo industrial, consistente en refinerías de petróleo, petroquímica, industrias químicas, metalurgia de los metales no férreos, construcciones mecánicas y productos alimenticios.

El turismo representa una de sus principales actividades económicas, siendo famoso este estado por la celebración, en New Orleáns, del carnaval del “Mardi Gras”, en el French Quarter y la Bourbon Street. Adicionalmente, la constante presencia del blues (forma musical del folclor africano en los Estados Unidos) y del jazz (género musical derivado de ritmos y melodías afronorteamericanos), los zoológicos y acuarios, zonas pantanosas, plantaciones antiguas y cruceros por el Mississippi, se reconocen como otras de sus sobresalientes atracciones.