Kentucky (KY), el “Estado del Bluegrass” (“Bluegrass State”), apodo de Kentucky alusivo a una hierba típica de la zona, forma parte de la región del Sur, división Central Sureste. Se registra como el trigésimo séptimo estado, por su extensión de 104.664 kilómetros cuadrados.

Su capital es Frankfort, y Louisville, Lexington, Owensboro, Bowling Green, Covington, Hopkinsville, Richmond, Henderson y Paducah destacan como sus más importantes ciudades.

Cuenta con una población de 4 millones 339 mil habitantes. De este total, 3,2% evidencia su ascendencia hispana o latina.

Posee un clima templado con lluvias moderadas y poca nieve. Se distingue por sus tibios y cálidos veranos y fríos inviernos. A lo largo del año, las temperaturas se mantienen sin grandes variaciones de un lugar a otro, a pesar de que bajan ligeramente en la región de las mesetas Apalaches. Las temperaturas bajo cero son comunes en todo el estado; sin embargo, las temporadas prolongadas de mucho frío no ocurren todos los años. Las estaciones más húmedas corresponden a la primavera y al verano; y la más seca, al otoño.

Se dedica a la cría de caballos y cerdos, ganadería, cultivo de tabaco, soya y maíz y producción de lácteos. Sus industrias abarcan las áreas de equipos eléctricos y de transporte, productos químicos, maquinaria, procesamiento de alimentos, derivados del tabaco, vestimenta, carbón y turismo.

La referencia turística más famosa de la región la constituye el Kentucky Derby, una de las competiciones hípicas más importantes y de mejor premio del mundo, cuyo nombre se ha tomado de la célebre carrera clásica inglesa; además de sus enormes parques naturales y sus famosas aguas para pescar. Igualmente, merecen mención especial la “Mammoth Cave”, la cueva más vasta del mundo y la segunda atracción turística más vieja de Estados Unidos, precedida solo por las Cataratas del Niágara; la única ciudad norteamericana construida dentro del cráter de un meteoro (Middlesboro) y el depósito de oro más grande del mundo (Fort Know). Kentucky tiene, además, más millas de agua corriente que ningún otro estado, excepto Alaska.