El estado de Kansas (KS) pertenece a la región Medio Oeste, división Central Noroeste; al tradicionalmente llamado”Wild West” (el “Indómito Oeste”) y a la Zona de las Grandes Planicies, con terrenos muy ricos para la agricultura.

Se le denomina el “Estado del Girasol” (“Sunflower State”), en reconocimiento a la flor silvestre de las praderas de estas tierras. En la clasificación por área, se ubica en el decimoquinto lugar, debido a su superficie de 213.110 kilómetros cuadrados.

Su capital es Topeka, y se mencionan Wichita, Kansas City, Overland Park y Lawrence entre sus principales ciudades.

Dos millones 853 mil habitantes constituyen su población, de la cual 10,8% procede de países hispanos o latinos. Este territorio también alberga a algunas tribus indígenas, entre ellas la kickapoo, la potawatomi, la sac y fox, la crik y la chippewa.

Generalmente se afirma que su clima es templado, pero continental; con temperaturas extremas entre el invierno y el verano. Por estar en el centro de la región continental, sufre variaciones climáticas ocasionadas por las masas de aire que se mueven por todo el estado. Gran parte del clima severo que lo caracteriza obedece a patrones que ponen en contacto el aire seco frío con el húmedo cálido. A pesar de esa reputación, a esas condiciones se deben, en parte, sus suelos fértiles y su industria agrícola de renombre mundial.

Se dedica al cultivo de trigo, sorgo, maíz y girasoles, así como a la ganadería y cría de cerdos. Realiza, asimismo, actividades industriales en las áreas de equipos de transporte, computación, procesamiento de alimentos, editoriales e imprentas, productos químicos, maquinaria, vestimenta, petróleo y minería.

En el sector turístico se destacan sus museos, jardines, sitios y centros históricos y refugios de fauna salvaje. Por ejemplo, el Museo de Arte Spencer, en Lawrence, se considera uno de los mejores de arte universitario en el país; y “Exploration Place”, un lugar para descubrir lo extraordinario y parte de la tecnología de punta del mundo.