El estado de Delaware (DE), situado en la región Sur, en la división Atlántico Sur, recibe el nombre de “El Primer Estado” (“The First State”), por haber sido la primera de las 13 entidades originales en aprobar la Constitución norteamericana. Se le ha apodado, también, “El Estado Diamante” (“The Diamond State”), el “Estado de la Gallina Azul” (“Blue Hen State”) y, recientemente, la “Pequeña Maravilla” (“Small Wonder”), debido a su tamaño, a las grandes contribuciones hechas a su país y por su belleza.

Su extensión de 6.447 kilómetros cuadrados lo coloca como el cuadragésimo noveno de los estados norteamericanos.

Su capital es Dover, y entre las ciudades más importantes se destacan Wilmington, Newark, Milton, Seaford, Elsmere, Smyrna, New Castle, Middletown y Georgetown.

Tiene una población de 897 mil habitantes, de los cuales 8,4% desciende de hispanos o latinos.

El clima se distingue por sus temperaturas moderadas durante la mayor parte del año. Se calcula que 57% de sus días son soleados. Los tiempos breves de calor en el medio del otoño (veranillos) ocurren con frecuencia, y las heladas se demoran hasta casi finalizado el mes de noviembre. Las temperaturas de su zona costera se registran más altas en invierno y más bajas en verano, en contraste con las de sus regiones internas.

Se enorgullece de su importante sector avícola. Se destaca, asimismo, por la cría de animales, cultivo de soya, maíz y papas y producción de lácteos. Su industria se dedica a los productos químicos y de papel, procesamiento de alimentos, ensamblaje de automóviles, equipos de transporte, caucho y plásticos, instrumentos científicos, imprentas y editoriales.

Delaware posee una rica tradición en sus museos y monumentos. Así, hay museos de Agricultura, Historia, Arte, Arqueología, Historia Natural, de Juguetes y Miniaturas. Vale la pena conocer sus bosques, ríos, parques y sitios para acampar. Asimismo, el Fuerte Delaware y la primera capital de este estado (Old New Castle) merecen una visita.