El estado de Arizona (AZ) pertenece a la región Oeste, división Montaña. Contiene en su territorio la impresionante formación geológica llamada Gran Cañón. Por eso se le conoce como “El Estado del Gran Cañón” (“The Grand Canyon State”). Otro de sus apodos es el “Estado del Cobre” (“Cooper State”), aludiendo a su fabulosa riqueza mineral y al hecho de que explota la mitad del cobre de los Estados Unidos.

Su territorio abarca 295.276 kilómetros 2, para ubicarse como la sexta entidad estadounidense por su superficie.

Su capital es Phoenix; y las ciudades más importantes, Tucson, Glendale, Mesa, Scottsdale, Tempe, Chandler, Gilbert, Peoria, Yuma y Flagstaff.

La población asciende a 6 millones 392 mil habitantes, de los cuales un alto porcentaje (30.1%) es de origen hispano. La población de origen latino se calcula en más de 1 millón 800 mil habitantes.

Existe en su territorio una población india nativa que habita en reservas, mayormente representada por las tribus de los navajos y los apaches.

Por su situación fronteriza con México, en Arizona se emplea mucho el idioma español.

El clima, principalmente cálido y agradable todo el año, resulta más frío en las zonas montañosas, en especial en invierno; y en verano, hay brisas frescas procedentes de la montaña. Las temperaturas de las áreas desérticas oscilan entre calientes durante el día y frías por las noches. Se manifiesta despejado y seco al norte y al sur, con una región central donde caen nieves de invierno.

Su economía se basa en la ganadería, producción de lácteos, cultivo de algodón, lechuga y heno. La minería, manufactura de maquinarias, equipos eléctricos y de transporte, imprentas y editoriales, procesamiento de alimentos, electrónica y turismo constituyen sus principales industrias.

Los monumentos nacionales de misiones, las mansiones y lugares históricos forman centros de interés turístico. El Gran Cañón, un destino que inspira una mezcla de admiración y temor, puede recorrerse por tren. En muchos lugares del globo se hallan formaciones pétreas; pero ninguna sobresale como el Parque Nacional del Bosque Petrificado de Arizona, el cual se distingue por la abundancia policroma de sus maderas petrificadas.