Al ser el territorio de Estados Unidos tan extenso geográficamente, el clima varía de región en región, predominando las temperaturas templadas, tropicales en Hawaii y Florida, ártico en Alaska, semiárido en el área de las grandes planicies y el Oeste del río Mississippi, árido en las grandes cuencas del Suroeste, e inviernos moderados en la zona Noroeste.

Muchos de los estados presentan las cuatro estaciones. Las temperaturas oscilan de templado a tropical, dependiendo de la cercanía de la costa, la altura y la época del año.

Primavera
Es una época de lluvia. Generalmente de temperatura cálida durante el día y fresca en la noche.

Verano
La temperatura es muy caliente por encima de los 20 grados centígrados y en ocasiones llegando a superar los 30 grados.

Otoño
Aunque el término en inglés es “Autumn”, se le conoce coloquialmente como “Fall”. Sucede durante septiembre y octubre con vientos helados. Las hojas cambian de color y los árboles pierden su follaje. También puede llover mucho hasta el comienzo de la nieve.

Invierno
El invierno puede ser la estación más larga en muchos estados, con una duración de hasta cuatro- cinco meses: noviembre, diciembre, enero, febrero y marzo. En los lugares más fríos, la temperatura se mantiene debajo de los 0 grados centígrados, día y noche. Para tolerar el viento helado, es necesario estar debidamente vestido y el hogar debe contar con la debida protección y calefacción.

El estar constantemente pendiente del clima es parte de los hábitos normales de la vida diaria de los estadounidenses. Sus sistemas de observación y alertas climáticas han alcanzado niveles muy avanzados tecnológicamente, lo cual les permite pronosticar lluvias, nieve y otros fenómenos naturales con un alto porcentaje de acierto.

Algunos estados de este enorme país sufren de muchos de los fenómenos metereológicos que existen en la naturaleza. Además de las normales lluvias, nevadas y calores tropicales, por esta nación pasan tormentas eléctricas, tornados, ciclones, tormentas tropicales y subtropicales, huracanes, tormentas de nieve e inundaciones. Además, en los últimos años ha recibido los embates de los fenómenos climatológicos conocidos como “La Niña y El Niño”.

Debido a tragedias naturales ocurridas en el pasado, los habitantes de estas zonas y los organismos de emergencia y rescate están preparados para protegerse, tomar previsiones y atender rápidamente las contingencias.

Más información sobre el clima en cada uno de los 50 estados que conforman los Estados Unidos, en la sección División político territorial.

Consejos para tolerar el invierno
El invierno en algunas regiones del país puede ser uno de los mayores desafíos para el inmigrantes.

Se describen a continuación algunos consejos de base para aprender a tolerar la estación invernal en Estados Unidos.

• Consultar siempre el clima
La mejor manera de enfrentarse al invierno es estar informado y preparado sobre las previsiones meteorológicas. Es recomendable no salir de casa sin haber consultado el estado del tiempo a través de los informes de televisión o radio y el Internet (la TV por cable tiene programas permanentes 24 horas sobre el clima).

Para consultar el clima en Estados Unidos: National Weather Service

• Vestirse y calzarse apropiadamente
En invierno, cuidar el modo de vestir es fundamental. Las piezas esenciales son: la ropa interior térmica, una especie de camiseta manga larga y pantalón, muy ceñidos al cuerpo, como una segunda piel; un gorro que cubra las orejas; guantes; bufanda, preferiblemente de materiales naturales, no sintéticos; botas de invierno impermeables y de suela de goma, preferiblemente; abrigo de invierno impermeable.

Se recomienda también usar varias capas de ropa. Por ejemplo, la primera capa la constituye la ropa interior térmica; la segunda, es el atuendo que se lucirá, como pantalones y camisas; la tercera capa puede estar conformada por un suéter; y la cuarta capa la constituyen el abrigo de invierno y el resto de los accesorios: gorro, guantes, bufanda.

Es importante que las piezas sean impermeables y no únicamente “resistentes al agua”. Además, debe tenerse en cuenta que los tejidos naturales (lana, merino) suelen ser más eficaces contra el frío que los materiales sintéticos.

Cuando se realizan largas caminatas o exposiciones al exterior conviene llevar una pieza de “corta-viento”, un abrigo muy fino de material plástico o impermeable.

• Realizar actividades al aire libre
Es posible realizar actividades al aire libre durante el invierno. La temporada es propicia para la práctica de numerosos deportes: patinaje sobre hielo, esquí, raqueta, trineo. Simplemente salir y disfrutar de la estación, haciendo muñecos de nieve, por ejemplo.

Para los principiantes en la práctica de deportes de invierno, existen cursos cortos que se ofrecen durante la temporada. Es posible, además, alquilar los equipos, opción recomendable que permite experimentar y verificar las destrezas y los gustos, antes de realizar la inversión definitiva.

Es importante evitar encerrarse por temor al frío. La falta de luz durante el invierno puede ser un factor de depresión para muchas personas, por lo que la recomendación es salir y disfrutar del sol.

Cuando se está en el exterior, conviene usar un buen bloqueador solar, lentes oscuros para proteger la retina e hidratar la piel con buenas cremas, además de tomar agua.

Los días muy fríos, con temperaturas de -20 grados centígrados en adelante, es recomendable no exponerse al aire libre durante lapsos prolongados.

Conviene leer también la guía para inmigrantes Sobrevivir al invierno y aprender a disfrutarlo.