• Desde hace muchos siglos el hombre ha buscado una vida mejor lejos de su lugar de nacimiento, como lo demuestran las largas migraciones a pie a través del Estrecho de Bering.

• Entre los años 1500 y 1560, a nuestro continente vinieron (en galeones y carabelas) 437. 669 españoles en un promedio de 3.039 viajes ultramarinos.

• De los 59 millones de europeos que salieron con destinos ultramarinos entre 1824 y 1924, más del 70% se fueron a la América del Norte, mientras el 21% optaron por nuestra América Latina.

• En Canadá se encuentra, protegido por las leyes, el primer asentamiento vikingo de hace mil años. En la Gran Península del Norte de Newfoundland es posible visitar el Sitio Histórico Nacional L’Anse aux Meadows, el primer asentamiento conocido del Nuevo Mundo. Los vikingos vinieron a Norteamérica (mucho antes que los franceses e ingleses) a cosechar árboles madereros, pieles y uvas salvajes, que comercializaban luego en Groenlandia y Europa. Los viajeros escandinavos del siglo XI fueron los primeros visitantes europeos de Norteamérica.

• La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 18 de diciembre como el Día Internacional del Migrante. Teniendo como base la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la ONU hizo la proclamación con el espíritu de difundir los derechos humanos y libertades fundamentales de los migrantes y de crear un foro internacional para el intercambio de experiencias y la formulación de medidas para la protección de los migrantes.

• La Comisión de la Unión Europea ha encontrado en la expresión “naturales de terceros países” una manera adecuada de referirse a los inmigrantes. De hecho, el propio término “inmigrante” ha sido objetado por juristas que consideran que se ha hecho de él un uso abusivo y poco claro. La palabra “extranjeros” es inapropiada porque englobaría también a los ciudadanos de la Unión Europea que no sean nativos del país al cual se hace referencia. Otros calificativos como “clandestinos” o “ilegales” son considerados como políticamente incorrectos, y el término “indocumentado” se considera inexacto si la persona tiene papeles de identidad de su propio país de origen. Las expresiones que definitivamente están claramente tipificadas son “refugiado” y “reagrupante”, referida ésta última a la persona que se instala en algún país de la UE por motivos de reagrupación familiar.

• La ONU ha calculado que antes del 2050, Europa necesitará ¨importar¨ millones de personas si quiere mantener su crecimiento económico y asegurar su sistema de pensiones.

• Hay más de 250 millones de migrantes en el mundo. Aproximadamente el 4% de la población mundial son migrantes. Los países con mayor presencia de inmigrantes son Qatar (87%), Emiratos Árabes Unidos (70%) y Singapur (40%). Por su parte, los países con un bajo porcentaje de migrantes son Sudáfrica (4%), Japón (2%) e Indonesia con menos de 1%.

• En casi 600 mil millones de dólares se calculan las remesas que enviaron los emigrantes en el año 2015. Los principales países beneficiarios de remesas fueron la India (USD 72.000 millones), China (USD 64.000 millones) y Filipinas (USD 30.000 millones). Por su parte, son los países ricos la principal fuente de remesas: Estados Unidos (USD 56.000 millones), seguidos por Arabia Saudita (USD 37.000 millones) y Rusia (USD 33.000 millones).

• En las últimas décadas, el perfil de la inmigración en Estados Unidos ha dado un enorme cambio. Para 1960 más del 75% de los inmigrantes en este país tenían naciones europeas como origen. En la actualidad, esa cifra se ha convertido en menos del 20%. Por su parte, más de la mitad de los inmigrantes en la nación norteamericana son provenientes de naciones latinoamericanas.

 El corredor de migración más importante del mundo es el de México-Estados Unidos.

• Estados Unidos concentra la comunidad hispana más importante del planeta. Con casi 50 millones de hispanos, es el cuarto país de habla hispana después de México y España. Los pronósticos indican que en el año 2040 una cuarta parte de la población estadounidense será de origen hispanoamericano.

• Los 32 millones de mexicanos residentes en su vecino del norte (Estados Unidos) forman el grupo más importante, no sólo de ciudadanos de origen latinoamericano, sino de todos los inmigrantes en general en ese país.

• Cincuenta millones de hispanos en Estados Unidos y más de un millón de latinos en España van modificando imperativamente el tejido social de estos dos países. Las tendencias demográficas de comienzos del siglo XXI apuntan a que en menos de cincuenta años un cuarto de los estadounidenses y un décimo de los españoles serán de origen latinoamericano.

• Según un estudio de la Asociación Mundial de Conocimientos sobre Migración y Desarrollo (KNOMAD, por sus siglas en inglés), del Grupo Banco Mundial, la inmigración Sur-Sur (entre países en desarrollo) es mayor que la migración Sur-Norte. En 2013, más del 38% de los inmigrantes internacionales se trasladó desde países en desarrollo hacia otras economías en desarrollo, en comparación con el 34% que se desplazó desde naciones en desarrollo hacia países más avanzados.