Thomas Blanssendorf, contador público, desde Nueva York, EE.UU.

fotoeeuu_peq“Aquí, a pesar de la crisis financiera, hay campo para profesionales calificados”.

Profesión: Contador público

Edad: 45 años

Ciudad/ País de origen: San Antonio de los Altos, Venezuela

Fecha de salida: diciembre del 2007

Ciudad/ País de destino: Nueva York, Estados Unidos

¿Por qué te fuiste de tu país?

En primer término, porque mi profesión estaba saturada en un mercado que solo soporta veintiocho mil contadores. Sin contar que hay piratas que se creen profesionales. También me agobiaban la envidia y la descomposición política, moral y social, aparte de la inseguridad personal constante.

El ambiente, en general, era un verdadero infierno. Por ejemplo, montarse en el metro resultaba insoportable y en un colectivo ni hablar. Asimismo, la cola y los derrumbes en la vía principal eran problemas cotidianos.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Dejar toda una vida. Sin embargo, la situación era tal que no me quedó más remedio que emigrar.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Conocía la nación de destino y sentía afinidad con su cultura y estilo de vida. Debido a mi perfil, obtuve mi residencia. Reconozco que aquí, a pesar de la crisis financiera, hay campo para profesionales calificados.

Describe los primeros tiempos

Considero que fueron difíciles. Aunque tenía un estatus legal, me demoré cuatro meses en conseguir un trabajo. Tal vez, por los problemas financieros, las empresas se volvieron ultraexigentes.

Describe tu situación actual

Trabajo en una firma de contabilidad. Vivo en Manhattan y trabajo muy duro, pero estoy contento. Cosa imposible en Venezuela. Me volví a casar con una chica de Alemania, porque en Venezuela la crisis destruyó mi matrimonio anterior.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

Verdaderamente no me arrepiento. Venirme fue la mejor decisión de mi vida. Solo aconsejo, antes de salir, una buena evaluación del perfil personal y profesional y contratar a más de un asesor. Preferiblemente que sean abogados certificados y reconocidos. No recomiendo a los agentes de migración porque son unos “lleva y trae papeles” muy caros. También desconfíen cuando les pidan requisitos de migración excesivos, ya que eso es una trampa. Sé de muchos amigos timados por publicitados agentes que ofrecen emigrar a Australia.

¿Piensas volver a tu país?

¡Ni de visita! Todos los casos que conozco de gente que ha regresado son trágicos. Los han matado, asaltado o las autoridades los fastidian con los documentos. Lamentablemente, abundan los envidiosos en mi país.

Testimonio publicado al 16 de diciembre de 2011

 

¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>