El estado de New Mexico (NM) está ubicado en la región Oeste, división Montaña, de los Estados Unidos. Con una superficie de 314.926 kilómetros cuadrados, ocupa el quinto lugar en el ranking del país.

Se le conoce como la “Tierra del Encantamiento o del Hechizo” (“Land of Enchantment”) por su belleza natural y a los fines de promoción del turismo.

Su ciudad capital es Santa Fe, y sus ciudades principales son Albuquerque, Las Cruces, Río Rancho, Roswell, Farmington, Clovis, Alamogordo, Hobbs y Carlsbad.

Tiene 2 millones 059 mil habitantes, de los cuales 46.7% es de origen hispano o latino, siendo la etnia más populosa del estado, incluso por encima de los blancos no hispanos. El único otro estado de la Unión que registra el mismo fenómeno demográfico de una mayoría hispana es California.

También cuenta con un alto porcentaje de población india nativa que habita en reservas, principalmente representada por las tribus de los navajos, los pueblos y los apaches.

Por ser un estado fronterizo con México, se observa en él un uso preponderante del idioma español.

El clima, predominantemente seco, presenta variaciones de frío o calor según la altura y la estación. Así, las regiones más altas tienden a ser más frías a lo largo del año, y hace frío en invierno, primavera y otoño. Cada parte de Nuevo México recibe, como mínimo, 70% de sol todo el año. Siendo un estado tan grande, sus condiciones climáticas y las precipitaciones -lluvia o nieve – cambian considerablemente de uno a otro lugar. Las tormentas aparecen, de ordinario, en julio y agosto.

Su sector agrícola- pecuario se dedica al cultivo de heno, chiles, nueces, algodón y cebollas; a la ganadería, cría de cerdos, ovejas y productos lácteos; mientras la industria abarca las áreas de petróleo, carbón, equipos electrónicos, procesamiento de alimentos, imprentas, vestimenta, productos de piedra, vidrio y barro. El turismo, igualmente, genera importantes divisas.

Monumentos, museos y sitios históricos constituyen sus principales atracciones turísticas, al igual que las iglesias antiguas y las ruinas de misiones. Alberga el más viejo de los edificios públicos de los Estados Unidos: el Palacio de los Gobernadores.