Migración

La llegada del frío es uno de los desafíos más preocupantes para el inmigrante. Especialmente, si se vive en Canadá, donde el temido invierno, caracterizado por muy bajas temperaturas y prolongadas caídas de nieve, constituye una barrera difícil, pero no infranqueable, para la integración.

Claves para disfrutar el invierno.
Claves para disfrutar el invierno.

Los inmigrantes en Estados Unidos o España, también deben enfrentar fuertes inviernos con temperaturas muy frías y días cortos.

Los recién llegados pronto descubren que el invierno no interrumpe la vida cotidiana de los lugareños. Existen hábitos, técnicas y recursos que permiten sobrevivir a los climas extremos y aprender a disfrutarlos.

Sacar partido a los meses de invierno es posible siguiendo esta sencilla guía de sobrevivencia para inmigrantes:

1. Consulta a diario las previsiones meteorológicas
En los países con cuatro estaciones, donde los climas extremos y los fenómenos atmosféricos son frecuentes, como Estados Unidos o Canadá, consultar diariamente las previsiones meteorológicas es un hábito bien asumido entre los lugareños.

Los servicios de previsión del clima son muy acertados, pues cuentan con los dispositivos tecnológicos más avanzados para prever situaciones de catástrofes y alertar a la población.

Los ciudadanos norteamericanos y europeos, en general, están acostumbrados a revisar estos servicios para organizar sus actividades al aire libre, para planificar sus desplazamientos en las rutas y autopistas y hasta para simplemente decidir cómo vestirse y calzarse a diario.

En Canadá, The Weather Network y Météo Média son los servicios más empleados por la población. En Estados Unidos, se cuenta con el servicio estadal National Weather Service. En España existe la Agencia Estatal de Meteorología. Además, casi todos los medios de comunicación (internet, prensa, radio y televisión) informan sobre el tiempo en sus espacios noticiosos. Consultar a diario las previsiones meteorológicas debe convertirse en un hábito de todo inmigrante.

Los recién llegados pronto descubren que el invierno no interrumpe la vida cotidiana de los lugareños.
Los recién llegados pronto descubren que el invierno no interrumpe la vida cotidiana de los lugareños.

2. Conoce el índice de sensación térmica
La primera gran lección sobre el invierno que aprende un inmigrante es el “índice de sensación térmica”. En los servicios meteorológicos suelen identificarla como “The Feels Like Index”, en inglés, o la “Temperature ressentie”, en francés.

Es un indicador sumamente importante para evaluar y determinar acertadamente el frío que se sentirá en la piel. Por ejemplo, si la temperatura exterior es de -10°C, con una sensación térmica de -20°C, lo que señala el índice es que la temperatura “real” que se sentirá es de -20°C.

La enorme diferencia entre la temperatura calculada y la sensación térmica obedece a varios factores, entre ellos, quizás los más importantes, son el viento y la humedad. Un día húmedo y con mucho viento es, sin duda, un día mucho más frío, aunque el sol brille radiante. De hecho, esa sería la segunda gran lección para el inmigrante que comienza a habituarse al invierno: no fiarse del sol, es el índice de sensación térmica el que determinará si se deben usar los guantes y la bufanda más abrigados.

3. Descarta la improvisación al conducir
Aunque se cuente con una vasta experiencia conduciendo vehículos, deben evitarse el exceso de confianza y la improvisación al manejar durante el invierno.

La primera recomendación es consultar las previsiones meteorológicas y cómo estas afectarán el estado de las vías y las autopistas. Por ejemplo, la llamada “lluvia helada” (“freezing rain”, en inglés, o “pluie verglaçante”, en francés), que se produce cuando las gotas de agua pasan a través de una capa atmosférica a temperatura bajo cero y caen en forma de pequeños trozos de hielo, es una de las condiciones climáticas más peligrosas para conducir. Las rutas se vuelven resbaladizas y con frecuencia se producen choques múltiples (“multiple crash”, en inglés, o “carambolage”, en francés). Durante una tormenta de nieve también se sugiere evitar manejar.

Los inmigrantes precavidos deben, además, ajustar su técnica de manejo: reducir la velocidad, evitar maniobras imprudentes, minimizar los cambios bruscos de canal y guardar un espacio prudencial entre vehículos. Es imprescindible, además de una exigencia de las leyes de tránsito en algunas regiones, llevar neumáticos especiales para el invierno (“winter tires” o “pneus d’hiver”).

Invierno, la estación temida por los inmigrantes.
Invierno, la estación temida por los inmigrantes.

Se recomienda tener dentro del vehículo un equipo de emergencia que contenga linterna, herramientas para reparaciones de emergencia, botiquín de primeros auxilios, mantas y ropa, alimentos secos y agua. Esta recomendación es de especial importancia si se va a realizar un viaje largo entre ciudades o si se suele conducir llevando como pasajeros a niños o ancianos.

4. Aprende a vestirte
El disfrute del invierno comienza por aprender a vestirse y calzarse correctamente. Se sugiere colocarse la ropa en capas. La primera, pegada a la piel, suele ser un pantalón y una especie de camiseta de mangas largas, muy finos, elaborados de un textil térmico natural (como el “fleece” o la lana de merino). La segunda capa la constituye el vestuario que se lucirá: pantalón o leggins, para las damas, camisas, franelas, remeras, etc. La tercera y las sucesivas capas se agregarán de acuerdo con la temperatura exterior.

Generalmente, se sugieren tres capas de ropa como mínimo: la primera que absorba la humedad del cuerpo, la segunda que proporcione una sensación térmica y la tercera que sirva como una barrera contra el viento. Son artículos imprescindibles, como capa final: un abrigo de invierno (impermeable y con capucha), una bufanda, unas orejeras, unos guantes y un gorro para cubrir bien la cabeza. Los pies deben protegerse con medias térmicas y botas de invierno impermeables.

Existen tiendas especializadas en la venta de ropa y calzados de invierno. Conviene seguir las sugerencias de los vendedores, si se tienen dudas. Las prendas son elaboradas para diferentes niveles de temperaturas y en las etiquetas está claramente especificado. Estos artículos suelen ser costosos, pero la buena noticia es que la inversión puede durar varios años, si se cuidan y lavan muy bien las piezas al finalizar el invierno.

Conviene reservar un presupuesto para estas compras. Se sugiere evitar adquirir piezas de materiales inapropiados, aunque sean más económicas. Si se cuenta con un presupuesto limitado, es posible comprar buenos artículos usados y en muy buen estado en tiendas destinadas para tal fin. Esta práctica es recomendada si se debe vestir y calzar a niños, quienes tienden a cambiar de talla anualmente.

Más detalles y consejos útiles para protegerse del frío, en la guía Consejos para vestirse apropiadamente en el invierno>>

En el invierno, los tés, el café y el chocolate caliente son recurrentes en la mesa.
En el invierno, los tés, el café y el chocolate caliente son recurrentes en la mesa.

5. Prepara tu cuerpo para la estación invernal
Durante el invierno el cuerpo humano sufre alteraciones. Conviene prepararlo adecuadamente, sobre todo si no se está habituado a las temperaturas gélidas. Por ejemplo, la falta de luz solar produce deficiencia de vitamina D. De acuerdo con la publicación especializada International Archives of Medicine, la ausencia de vitamina D en el cuerpo podría ser responsable de los síntomas depresivos que algunas personas padecen durante la estación invernal. Conviene, entonces, comer alimentos ricos en esa sustancia orgánica, como el salmón, el atún, la trucha, el arenque, la leche de vaca y las bebidas de soya. Si se identifica la deficiencia de vitamina D, pueden tomarse suplementos dietéticos.

Cuando hace frío el cuerpo consume más energía para mantener la temperatura estable. Por lo tanto, las comidas sanas, calóricas y calientes son sumamente reconfortantes. Las cremas de legumbres, los tés, el café y el chocolate caliente son recurrentes en la mesa. Muy popular en invierno es el té de romero y la hierba de San Juan (Hypericum perforatum, conocida en inglés como “St. John’s Wort”, y en francés como “millepertuis”). En Europa y Norteamérica esta infusión es considerada como un antidepresivo y un antioxidante natural, especialmente favorable para el invierno, cuando puede ser consumido dos o tres veces por día.

También se sugiere utilizar lámparas de luz blanca especialmente diseñadas para imitar los rayos del sol. Algunos especialistas aseguran que la terapia de luz favorece la secreción de serotonina (hormona antidepresiva) que puede restaurar los trastornos del reloj biológico y del estado de ánimo. Este tratamiento se considera un remedio médico confiable y es reconocido por la comunidad científica.

Hidratar el cuerpo es otra sugerencia importante: tomar agua y utilizar cremas para el cuerpo, las manos, los pies y los labios. La calefacción debe mantenerse a una temperatura regular, sin excederse. Entre 19 y 21 grados Centígrados resulta aconsejable. Al dormir, se sugiere bajar un poco la temperatura a 17 ó 18 grados Centígrados, pues el aire seco de la calefacción puede afectar las vías respiratorias.

6. Anima tu ambiente
En invierno evita la melancolía. Escucha música de ritmos vibrantes, que provoquen la alegría y den ganas de bailar, de sentirse más feliz y más motivado durante el día. Contrasta los tonos grises y tristes del invierno con colores brillantes y alegres. Luce accesorios de colores, aunque la moda hibernal imponga el gris o el negro. Viste tu cama de sábanas vistosas, coloca flores en tu hogar. Anima tu ambiente con los tonos del verano, aunque todo lo que te rodee sea el blanco invierno.

El esquí alpino es uno de los deportes de invierno más populares.
El esquí alpino es uno de los deportes de invierno más populares.

7. Realiza alguna actividad física
Un preocupante hábito en algunos inmigrantes consiste en encerrarse durante el invierno. “Hace demasiado frío, ¿cómo es posible salir al exterior?”. La respuesta es fácil, ya la leíste en la recomendación número 4 de esta guía: vístete adecuadamente. Existe una indumentaria adecuada para cada actividad al aire libre.

Realizar algún tipo de ejercicio físico en el exterior es muy recomendable durante el invierno, permite mantenerse en forma, facilita el disfrute de la luz solar (escasa en la temporada) y estimula la tolerancia al frío. Un simple paseo matinal de 20 minutos, dos veces por semana, puede ser la diferencia. Los que gocen de mejores condiciones físicas y posean un alto sentido del riesgo podrán aventurarse a practicar los deportes de invierno. Los más populares son el esquí alpino y el esquí de fondo. Ambos requieren vestimenta especializada, que puede ser alquilada, y un cierto nivel de entrenamiento. Otras actividades físicas menos exigentes son las caminatas con raquetas (también llamadas “snowshoes”, en inglés) y el patinaje sobre hielo.

8. Disfruta la luz del día
Como ya se ha mencionado, la luz solar es escasa durante el invierno. No desperdicies las ocasiones para exponerte al sol. Tomar el almuerzo cerca de alguna ventana o incluso en el exterior, si la temperatura no está muy fría, es una recomendación para la gente que cumple horarios de trabajo en la semana. Realiza las compras a pie, en lugar de tomar el carro, si esto es posible. Comienza tu día bien temprano, aunque esto signifique que debas acostarte un poco antes. La luz solar será tu mejor aliado contra el decaimiento invernal.

9. Evita exponerte al exterior innecesariamente
Durante los días de frío extremos (-20°C en adelante) se sugiere no exponerse al exterior innecesariamente. Si es posible, debe evitarse salir. Las personas que trabajan al aire libre deben aumentar el número de pausas para calentarse en el interior. Si se tiene que salir a la calle, se debe vestir adecuadamente y realizar marchas cortas. Conviene, especialmente, prevenir las caídas que pueden producirse debido al suelo congelado. La recomendación es caminar lentamente y, si es posible, no transportar objetos que dificulten la movilidad. Si se ha estado expuesto al frío durante mucho tiempo, debe vigilarse la hipotermia. Los primeros síntomas consisten en el incremento del pulso, signos de confusión, temblores y rigidez muscular. Llama al número de emergencias (911 en Canadá y Estados Unidos y 112 en España y la Unión Europea en general) en caso de experimentar alguno de esos síntomas.

Una fogata con amigos es uno de los palceres que reserva el invierno.     Una fogata con amigos es uno de los placeres que reserva el invierno.
Una fogata con amigos es uno de los placeres que reserva el invierno.

10. Descubre los placeres del invierno
Sí, el invierno ofrece placeres extraordinarios. Por ejemplo, contemplar la maravillosa vista de un bosque nevado es un momento extraordinario para un inmigrante, especialmente poara aquellos que provienen de climas tropicales. Esquiar, patinar sobre hielo, hacer muñecos de nieve, contemplar la fauna hibernal, asistir a un juego de hockey, improvisar un batalla de bolas de nieve, una fogata o tomar un chocolate caliente al resguardo de una chimenea son momentos de enorme satisfacción. Cada quien encontrará la actividad que mejor le plazca. Incluso en los países donde al estación invernal suele ser larga y extrema, como Canadá, la infraestructura urbana se adecúa para que haya confort a pesar de las gélidas temperaturas. En Montreal, Toronto, Calgary, Nueva York, Boston o La Coruña, entre otras ciudades reconocidas por sus fríos inviernos, las municipalidades realizan gestiones para que los ciudadanos gocen de espectáculos y actividades al aire libre. La invitación, entonces, es propicia para todos: ¡descubre los placeres del invierno!

Para saber más sobre el duro invierno norteamericano, se recomienda la lectura de Clima en Canadá y Clima en Estados Unidos.

Útiles sugerencias para vestirse y calzarse para resistir al frío en la guía Consejos para aprender a vestirse en el invierno.

Más sobre las actividades invernales en Canadá en la sección Cómo son los quebequenses.