Cómo evitar el fraude migratorio

Ofrecemos cinco consejos básicos para evitar ser víctima de un fraude en un proceso de emigración. Hay dos maneras de iniciar un proceso para emigrar:

  1. Con la asesoría de un abogado de inmigración o de un consultor registrado de inmigración.
  2. Por cuenta propia.

Consejos para evitar ser víctima de fraudes en procesos de emigración

Aunque contar con asesoría legal experta resulta, definitivamente, una gran ventaja, no hay obligación de contratar un consultor.

Los gobiernos de las naciones que acogen extranjeros, como Canadá, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, entre otras, promulgan políticas de inmigración atractivas, con procedimientos claros, que estimulan a emprender la gestión de forma independiente, empleando las herramientas oficiales disponibles -sin costo- en las páginas web de las autoridades de inmigración de los respectivos países.

Por el contrario, muchos prefieren evitar los errores, que consumen tiempo y dinero, y contratan a abogados o a consultores de inmigración.

Presentación de la solicitud de una visa de inmigrante

Estos candidatos están conscientes de que la impecable presentación de la solicitud de una visa de inmigrante constituye la clave del éxito en la tramitación. Por consiguiente, optan por la asesoría experta. Además, si ocurriese una devolución o rechazo del expediente, sus asesores harán la defensa más adecuada ante las instancias formales.

De ahí que, con la ventajosa ayuda, orientación y seguimiento profesional de un abogado autorizado o consultor registrado, los interesados logran identificar el programa de inmigración cónsono con su perfil, resolver dudas y garantizarse el acompañamiento necesario para alcanzar el objetivo migratorio anhelado.

Sin embargo, contratar los servicios de consultoría de inmigración puede ser una decisión compleja.

Interrogantes que se plantean al emigrar

¿Cómo elegir al consultor de inmigración? ¿Cómo determinar la idoneidad de sus servicios? ¿De qué manera se puede evitar ser víctima de fraude inmigratorio? Estas son apenas unas de las interrogantes inquietantes que se plantea el aspirante a emigrar.

Para empezar, se ofrecen cinco consejos básicos para evitar ser víctima de un fraude en un proceso inmigratorio:

1. Verifica si el consejero de inmigración está autorizado para ejercer esa función
2. Desconfía de promesas irreales
3. Analiza la visibilidad del asesor
4. Recela de los desacreditadores profesionales o “troles de Internet”
5. Usa el sentido común

Cada uno de esos puntos se explica a continuación en una guía para evitar ser el blanco de los estafadores inmigratorios:


Verifica si el consejero de inmigración está autorizado para ejercer esa función

La consejería en inmigración está limitada a profesionales instruidos para cumplir el rol de asesores. Pueden ser abogados o profesionales de otras áreas con la formación idónea que los convierte en expertos en las leyes de inmigración de un determinado país.

En efecto, los abogados y consultores de inmigración han recibido una educación y formación amplias antes de ser autorizados para representar a sus clientes. Estos profesionales deben pasar exámenes para demostrar su pericia y se les exige el debido registro en los organismos oficiales que controlan y vigilan los procesos de inmigración.

Para aconsejar en inmigración, debe contarse con el debido registro o licencia.
Para aconsejar en inmigración, debe contarse con el debido registro o licencia.

Nadie que carezca de la debida licencia y del correspondiente registro puede utilizar los términos de “abogado”, “consejero” o “consultor” de inmigración, en Canadá, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, por ejemplo.

De modo que las personas sin autorización no tienen el derecho de asistir a un inmigrante y, si lo hacen, ponen en riesgo el proyecto del solicitante, y malgastan el dinero y el tiempo de este.

Ley de Inmigración y Protección de Refugiados de Canadá

En Canadá, la Ley de Inmigración y Protección de Refugiados de Canadá (“Immigration and Refugee Protection Act” o “Loi sur l’immigration et la protection des réfugiés”) establece que los únicos profesionales autorizados para aconsejar en asuntos migratorios y obtener un tipo de remuneración por sus servicios son estos:

Para verificar si un consultor es miembro del Immigration Consultants of Canada Regulatory Council pulsa aquí>>

Adicionalmente, los consultores en Quebec y Saskatchewan deben estar reconocidos por los gobiernos de las respectivas provincias.

En los siguientes enlaces se puede corroborar si un consultor está autorizado para ejercer en las provincias canadienses de Quebec y Saskatchewan.

Cabe señalar que tanto en Quebec como en Canadá, los abogados pueden representar automáticamente al cliente.

Estados Unidos

En Estados Unidos, algunos estados han dictado leyes específicas que regulan a los consultores de inmigración, por lo tanto, se exhorta a estudiar la legislación local.

En general, se recomienda que, antes de contratar los servicios de un abogado, se consulte a la asociación de abogados del estado respectivo, para confirmar que el profesional tiene derecho a ejercer y es miembro de la barra de la corte más alta de cualquier estado, posesión o territorio de Estados Unidos.

La Junta de Apelaciones de Inmigración (Board of Immigration Appeals, BIA) proporciona un catálogo de abogados que prestan servicios de inmigración en cada uno de los estados, ya sea de forma gratuita o de bajo costo. Verifica esta lista aquí >>

Asociación de Abogados de Estados Unidos

La Asociación de Abogados de Estados Unidos (“American Bar Association”) suministra información en español sobre cómo encontrar servicios legales seguros. Entérate por aquí >>

Si el consejero no es un abogado graduado, debe comprobarse su acreditación en alguna organización reconocida por la Junta de Apelaciones de Inmigración o Board of Immigration Appeals (BIA), por medio de este vínculo >>

Lista de Practicantes Sancionados en Estados Unidos

Además, se aconseja revisar la Lista Vigente de Practicantes Sancionados o “List of Currently Disciplined Practitioners”, en la cual se enumeran los individuos expulsados o suspendidos del ejercicio de la abogacía en el Departamento de Ciudadanía e Inmigración.

Los abogados que aparecen en esta relación con un “no” en la última columna de la derecha no son elegibles para brindar asesoría legal. Chequea la nómina aquí >>

Las autoridades estadounidenses advierten a la población sobre las estafas frecuentes en materia de inmigración. De hecho, varios casos recurrentes se describen en el sitio web del Departamento de Ciudadanía e Inmigración. Respecto a esos delitos, lee aquí >>

Australia

En Australia, los abogados o consultores de inmigración deben estar registrados en la Oficina de la Autoridad de Registro de los Agentes de Inmigración (Office of Migration Agents Registration Authority), una sección del Departamento de Inmigración (Department of Immigration and Border Protection).

Esa oficina se encarga de que se aprueben como agentes de inmigración registrados solo a profesionales idóneos y apropiados. Al mismo tiempo, se ocupa de investigar las quejas contra los agentes bajo sospecha de fraude.

Todos los asesores de inmigración registrados en Australia tienen un número único de registro como agentes de inmigración (“Migration Agents Registration Number”). Para comprobar si un consultor está registrado, debe buscarse el número de registro aquí >>

Nueva Zelanda

En Nueva Zelanda, la Ley de Licencias de Asesores de Inmigración 2007 (Immigration Advisers Licensing Act 2007) obliga a todo consultor de inmigración a obtener una licencia expedida por la Autoridad de Asesores de Inmigración (Immigration Advisers Authority). Los profesionales registrados figuran en la nómina oficial del organismo, a la cual se puede acceder por aquí>>

Las autoridades neozelandesas son muy estrictas en el cumplimiento de la ley de inmigración y rechazan cualquier expediente introducido por un consultor no registrado.

Desconfía de promesas irreales

Ningún abogado o consultor de inmigración serio puede garantizar un resultado favorable en un proceso de inmigración. Tampoco es posible prometer la consecución de una visa o de una residencia ni asegurar una fecha exacta para emigrar.

Los especialistas en inmigración saben encontrar el programa de inmigración más adecuado para su cliente.
Los especialistas en inmigración saben encontrar el programa de inmigración más adecuado para su cliente.

Los especialistas en inmigración, en cambio, sí saben encontrar el programa de inmigración más adecuado para su cliente, pues han evaluado su caso de manera personalizada, y están capacitados para ofrecer estrategias de acción y acompañamiento al futuro inmigrante.

Pueden, igualmente, solicitar la revisión del expediente o apelar a una decisión o sentencia, cuando ocurre un rechazo injustificado.

Si una persona cree que ha sido víctima de un “falso abogado” o de un “fingido consultor de inmigración”, que ejerce de modo ilegal, puede pedir al gobierno del respectivo país que lo investigue.

Téngase presente que, para intentar esa acción, es necesario sustentar la denuncia con pruebas reales.

En Canadá, las asesorías fraudulentas se denuncian en el sitio web del Ministerio de Inmigración y Ciudadanía (“Immigration and Citizenship”):

En Estados Unidos, las estafas en asuntos de inmigración se reportan ante la Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission) y es posible formular una queja directa a través del sitio web del Departamento de Ciudadanía e Inmigración o United States Citizenship and Immigration Department, USAFIS, aquí>>

Las autoridades estadounidenses exhortan a enfrentar a los estafadores, recordando que las denuncias no afectarán la solicitud de inmigración u otra petición de la víctima de la estafa. Además, muchos estados aceptan información referente a los fraudes de forma anónima.

En Australia, el ejercicio ilegal de un falso consultor de inmigración se denuncia en la Oficina de Registro de Agentes de Inmigración o por la línea telefónica gratuita: 1 800 009 623.

También puede hacerse sin intermediadores en el Departamento de Inmigración y Protección de Fronteras aquí >>

En Nueva Zelanda, se penaliza (con multa y hasta cárcel) a los profesionales que pretendan asesorar en cuestiones de inmigración sin estar debidamente registrados.

Asimismo, los asesores de inmigración registrados que manifiesten un comportamiento engañoso, negligencia, incompetencia o incapacidad profesional pueden ser acusados ante la Autoridad de Asesores de Inmigración o Immigration Advisers Authority aquí >>

Analiza la visibilidad del asesor

Los abogados y consultores de inmigración serios y respetables proyectan una imagen corporativa acorde con sus cualidades profesionales.

Poseen páginas webs bien redactadas y actualizadas con frecuencia, establecen contacto con sus posibles clientes, realizando conferencias o encuentros en línea (webinars o videoconferencias), responden las dudas de quienes los contactan y mantienen una comunicación clara y transparente.

Su presencia en las redes sociales es también muy activa y aprovechan esas herramientas para avivar la imagen de la marca que representan.

Además, la mayoría de las firmas de inmigración más exitosas invierten en campañas publicitarias que les permiten transmitir un mensaje diferenciador a su audiencia.

Los rasgos de visibilidad acertada arriba señalados pueden ser analizados por los interesados para descubrir las fortalezas y las características resaltantes de los consultores de inmigración más competitivos y eficaces del mercado.

En MeQuieroIr.com nos esforzamos por aceptar, como anunciantes directos, únicamente firmas de inmigración legales o registradas como es debido, cuyos especialistas son abogados o consultores autorizados y, por lo tanto, con las acreditaciones respectivas para aconsejar a nuestros usuarios.

Para conocer en detalle las políticas publicitarias de MeQuieroIr.com, pulse aquí >>

Recela de los desacreditadores profesionales o “troles de Internet”

Sí, existen los desacreditadores profesionales de las firmas de inmigración y hay que desconfiar de sus afirmaciones desmedidas.

Intervienen en sitios webs o en las redes sociales empleando las frases más denigrantes para referirse a los abogados o a los consultores de inmigración, con quienes tal vez hayan tenido desavenencias. Sobre esa base, comparten sus experiencias fuera de contexto y con el único afán de destruir.

Se trata, en ocasiones, de competidores desleales y sin ética que pretenden dañar la imagen de una empresa exitosa. A continuación se describen las tres frases típicas por medio de las cuales se pueden descubrir a estos personajes de Internet:

“Me cobró mucho dinero”

La realidad es que los asesores legales de inmigración tienen el derecho de percibir una remuneración por los servicios prestados.

De ordinario, los honorarios se convienen en una oferta de servicios que el cliente firma en señal de aceptación. Si no se está de acuerdo con el monto fijado, al cliente le asiste la facultad de rechazar la propuesta y buscar otro asesor. No obstante, una vez firmado el contrato, las partes se obligan a la ejecución del mismo.

El cliente debe proporcionar todos los documentos y recaudos necesarios para que el abogado o consultor arme el expediente de inmigración que presentará a las autoridades.
El cliente debe proporcionar todos los documentos y recaudos necesarios para que el abogado o consultor arme el expediente de inmigración que presentará a las autoridades.

“No dejes que te cobren, lo puedes hacer tú mismo gratis”

La realidad es que sí se puede emprender un proceso de emigración por cuenta propia, tal como se expresó al inicio de este texto. De hecho, las autoridades de inmigración suelen promover la realización directa de los trámites por parte del futuro inmigrante.

Pese a ello, hay quienes prefieren pagar los servicios de asesoría personalizada en cuestiones de inmigración, para obviar errores, entregar un expediente impecable, determinar la mejor opción migratoria dentro de varias alternativas, y contar con el respaldo de un profesional que solicite una revisión si se produce un rechazo.

Cada asesoría profesional de inmigración demanda el pago de los honorarios acordados por anticipado.

“Uno mismo hace todo el trabajo, te ponen a recopilar una serie de documentos”

La realidad es que el cliente debe proporcionar todos los documentos y recaudos necesarios para que el abogado o consultor arme el expediente de inmigración que presentará a las autoridades. ¿De qué otra manera podría llevarse a cabo el proceso?

Los desacreditadores pretenden convencer de que ellos han ejecutado la parte más pesada de la gestión, ignorando o desestimando la metodología que aplica el consultor, su capacidad de analizar si el formato de los documentos está conforme con las exigencias de los gobiernos, así como su experiencia profesional y sus conocimientos de la materia, factores que, sin duda, contribuyen al éxito de la empresa.

Usa el sentido común

Existe una estrategia simple y básica, pero bastante efectiva para imposibilitar los fraudes: activar el sentido común o, lo que es lo mismo, afinar la percepción y la capacidad de alerta. Este consejo también es útil para analizar los juicios de valor que se formulan acerca de las empresas de asesoría de inmigración o de sus abogados y consultores.

De seguida se dan algunas recomendaciones esenciales para considerar de manera rutinaria a la hora de contratar y analizar los servicios de asesoría de inmigración:

  • Apártate de los falsos abogados o los engañosos consejeros de inmigración no registrados o sin licencia para ejercer. Si el posible asesor no tiene el título de “abogado de inmigración” o “consultor registrado de inmigración”, seguramente carece de la autorización para aconsejar en asuntos de inmigración y puede poner en peligro tu proyecto.
  • Si sospechas del consejo de un proveedor de servicios de inmigración, no vaciles en buscar una segunda opinión.
  • Duda de promesas engañosas y de enunciados similares a estos: ¡visa garantizada!, ¡visa y permiso de trabajo seguros!, ¡te garantizamos un trabajo!, ¡visa segura en menos de seis meses! Si la oferta luce demasiado buena para ser verdad, probablemente se trate de un fraude.
  • Recuerda que ningún profesional serio puede garantizar ni prometer la obtención de una visa o permiso de trabajo; mucho menos dar una fecha precisa para la expedición de un documento o visado.
  • Desconfía de personas o servicios que presuman de los contactos o influencias que tienen en organismos gubernamentales y de la información oficial privilegiada que manejan.
  • Abstente de pagar a una persona o servicio para que te recomienden un abogado o consejero de inmigración.
  • Aléjate de personas o de servicios que se oferten como analistas de empresas de inmigración y se califiquen a sí mismos como “expertos” en fraude.
  • Ignora a personas o sitios webs que garanticen analizar los servicios de un abogado o consejero de inmigración o de una empresa de asesoría de inmigración. Las verificaciones de un abogado o consultor las puede hacer directamente el interesado, consultando los enlaces compartidos en el primer punto de este texto.
  • No envíes a nadie los contratos legales que firmes con tu consejero legal, ya que contienen información privada y protegida por la ley, y no confíes en los falaces servicios que soliciten el envío de ese documento para “analizar” tu caso o la oferta de servicio recibida de un consultor de inmigración.
  • Nunca firmes contratos o formularios en blanco. El acuerdo legal debe ser amplio y detallado en su redacción. Tu deber es leer antes de firmar, hacer todas las preguntas pertinentes con antelación y, una vez que hayas firmado, cumplir los términos señalados en el documento.
  • Huye de aquellos que te ofrezcan un patrocinador o un cónyuge para obtener la residencia. Es decir, desoye el consejo de casarte o aceptar una pareja para conseguir una visa. Eso es ilegal. Por consiguiente, tanto el supuesto consultor como su cliente se exponen a enfrentar cargos judiciales.
  • Jamás confíes en un asesor que te invite a consignar un documento falso o deliberadamente alterado, pues caerías en un delito penado con severidad, lo cual conduciría a la negación de la solicitud e, incluso, a la prohibición de reintentarla por un lapso determinado.
  • Rechaza a cualquier consejero que te pida que le deposites en su cuenta bancaria personal la suma correspondiente al pago de un arancel o fee administrativo oficial. Por lo común, el pago a los gobiernos por costos administrativos se efectúa directamente a la autoridad de inmigración.

En conclusión, para quienes han decidido contratar servicios profesionales de inmigración, seguir estos cinco consejos les permitirá llevar a cabo el proceso de manera confiable y segura.

En la página principal de MeQuieroIr.com y en la sección Noticias se encontrarán los avisos publicitarios de varias firmas de registradas de inmigración en diferentes países.