Publicidad


 

Inicio Foros ¿Cómo es la vida de un inmigrante en España? Un país que no solo tienta a latinoamericanos y africanos

  • Este debate tiene 0 respuestas, 1 mensaje y ha sido actualizado por última vez el hace 17 años, 6 meses por orko.
Viendo 1 entrada (de un total de 1)
  • Autor
    Entradas
  • #268456
    orko
    Miembro

    Salud y pesetas: los europeos del norte ahora eligen ir a vivir a España

    Cada vez hay más alemanes, daneses y sobre todo británicos que parten al sur. Buscan cambiar de vida. La tecnología los deja seguir trabajando en sus países.

    John Carlin. THE OBSERVER. ESPECIAL PARA CLARIN.
    Mike Leach dejó su trabajo en Londres, se compró un barco, partió a recorrer el mundo, hizo escala en Barcelona, le gustó, vendió su barco, se compró un pequeño negocio y ahora, a los 42 años, dice que no tiene intención de irse nunca más. Lo que Mike descubrió es que la verdadera felicidad estaba en unirse a la marea de inmigrantes europeos que se instalaban en la costa mediterránea de España. “Lo que está pasando aquí es lo que en EE.UU. pasa desde hace años”, dice Mike.

    “Allá, los del norte se mudan a California. Ahora encontré eso en España: la California Europea”. La tendencia comenzó en el año 2000 cuando se detectó un fuerte aumento en la cantidad de británicos, alemanes, daneses, belgas, holandeses y suizos que se trasladaban a España con la intención de fundar su hogar. No estamos hablando de los jubilados de Costa del Sol; o de empleados de empresa que llegan a ocupar puestos por tres o cuatro años. Lo nuevo y diferente es que cada vez más personas de 20, 30 y 40 años de vida activa por delante deciden abandonar su país rumbo al sur.

    Melissa convenció a su marido Ian de vender su casa en el campo británico y mudarse con sus dos hijos a un departamento afuera de Barcelona. Ian viaja todas las semanas a Inglaterra por trabajo. Tomemos a Uwe que es alemán y hace negocios en Asia, pero prefiere vivir con su familia en un departamento sobre el Mediterráneo. O a Thomas, fotógrafo alemán de modas que gana menos dinero que en su país, pero cree que la mejor calidad de vida le ofrece amplia compensación.

    Cifras en aumento

    Las últimas cifras disponibles indican que en Barcelona hoy hay 33.000 residentes europeos permanentes. Pero es imposible conseguir estadísticas exactas. Primero, porque muchos europeos están diseminados en pequeñas localidades fuera de la ciudad; segundo, porque muchos de los recién llegados no se molestan en obtener un número de documento de identidad. El hecho más elocuente detrás de esa cifra oficial de 33.000 es que representa un aumento del 300% desde el año 2000.

    Entrevistas con los directores de escuelas “británicas” en Barcelona, Valencia, Málaga y Madrid corroboran la percepción oficial: en los últimos dos años aumentó espectacularmente el número de niños británicos recién llegados. Lo mismo pasa en las escuelas francesas y alemanas.

    Beatriz Carro dirige Barcelona Relocation Services, una empresa para la atención de extranjeros que llegan a Barcelona y necesitan asistencia para todo, desde encontrar casa hasta conseguir una mujer para la limpieza. Ella también señaló un aumento considerable de europeos del norte que se radican en Barcelona. “Me dicen que eligen Barcelona antes que la Costa del Sol porque quieren sentirse integrados a la vida urbana, no ser parte del ghetto de expatriados ingleses”.

    Hay una organización que financia el gobierno español llamada Fundación Instituto de Propietarios Extranjeros (FIPE) cuya tarea consiste en controlar las compras de propiedad por extranjeros en el Mediterráneo. Según la FIPE, está previsto que un millón de nuevos residentes de Europa del Norte se radiquen en España en los próximos dos años; 5 millones en los próximos 10. Los números más elevados corresponden a Gran Bretaña.

    Según Per Svensson, el noruego que dirige FIPE, “últimamente, después del Tratado de Maastricht y la introducción de la ciudadanía europea, es muy visible una nueva tendencia: gente más joven que se traslada aquí para vivir, radicarse y trabajar”.

    Maastricht, que legalizó el libre movimiento de la mano de obra dentro de la UE, fue hace 11 años. ¿Por qué esta fiebre euro-migratoria tiene lugar ahora? El momento coincide con Internet, las llamadas telefónicas internacionales baratas y un aumento considerable en los vuelos a bajo costo. Hay vuelos económicos todos los días entre un número cada vez mayor de destinos españoles y británicos, a una distancia de unas dos horas.

    Libertad y espacio

    ¿Cuál es el atractivo de radicarse en España? Para Mike es una sensación de libertad y espacio que no tenía en Gran Bretaña. “Obviamente, es el clima y también el mar. Pero más que eso es la actitud más suelta hacia la vida. Y me encanta poder estar cerca de una ciudad pero subirme a mi moto y recorrer kilómetros sin que haya tránsito”.

    La superficie de España duplica la de Gran Bretaña y tiene dos tercios de su población. Peter Ettedgui, guionista, y su mujer Tessa tienen tres hijos, el tercero nacido en Barcelona. Ambos dicen que los llevó a irse fue la dificultad cada vez mayor de la vida cotidiana en la capital al aumentar el número de niños. “Londres es una ciudad maravillosa, pero moverse con chicos, ir a visitar amigos… Puede resultar agotador. En Barcelona, vivimos en una ciudad que parece una capital pero sin todo el barullo”.

    Para Ginette Cobbold y su marido Pete la única gran preocupación fueron los chicos, que tienen 11 y 8. “En cierto modo, desarraigarlos es un gesto egoísta, ¿no?”, dice Ginette. “Pero lo pensamos y creo que los estamos preparando para un mundo cada vez más chico, en el que van a tener que salir a buscar trabajo y ya no hay garantías como antes.”

    Ginette y Pete privilegian el estilo de vida. “El corte a mitad del día, volver a trabajar al final de la tarde, pero trabajar mucho: no por nada España es un boom. No me gusta tanto el sol como la mentalidad mediterránea. En Inglaterra nos sentimos más restringidos. “.

    La sensación de libertad se extiende al dinero. El costo de vida es más o menos la mitad del de Gran Bretaña. Y más importante todavía para la persona que planea radicarse en España y que no siempre depende quizá de un ingreso británico es el hecho de que la vida es más barata también para los españoles.

    Obviamente, nadie se radica en España simplemente agitando la varita mágica. Pero es verdad que, como no dejan de recordárselo a sí mismos los españoles, y como parecen pensar también la mayoría de los UEmigrados, en “España se vive muy bien”.

Viendo 1 entrada (de un total de 1)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.

 

Publicidad