Inicio Foros ¿Cómo son vistos los venezolanos que emigran? dime con quien andas..y te fregarás

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó   Invitado MQI hace 13 años, 8 meses.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Autor
    Publicaciones
  • #306841

    Invitado MQI
    Miembro

    José Toro Hardy // Aliados con Irán… ¡Válgame Dios!

    CON PERIODICA frecuencia los conflictos de los países islámicos desarticularon los mercados petroleros y amenazaron el vital suministro de hidrocarburos, generando graves situaciones en la economía mundial.

    TAL COSA OCURRIO en 1953 cuando el Sha de Irán fue derrocado por primera vez, por su primer ministro Mossadegh, interrumpiéndose la producción petrolera iraní. Volvió a ocurrir en 1956, cuando Gamal Abdel Nasser nacionalizó el Canal de Suez con lo cual se desató una guerra entre Egipto, Israel, Gran Bretaña y Francia. En 1967 estalló un nuevo conflicto. En esa ocasión se trató de la Guerra de los Seis Días entre Israel y varias naciones árabes, que concluyó con un bloqueo del Canal de Suez que habría de durar hasta 1975, interrumpiéndose el tránsito hacia los mercados del petróleo que se producía en el Golfo Pérsico. Nuevamente en 1970 se produce otro conflicto en una nación islámica. En esa oportunidad, Muhamar Gadafi impuso su revolución e interrumpió los envíos de petróleo a Europa, en medio de un invierno particularmente crudo. Después, en 1973, estalla la Guerra del Yom Kipurr entre Israel y las naciones árabes.

    AL CONCLUIR el enfrentamiento, éstas aplicaron un embargo petrolero que provocó el denominado primer shock petrolero, generando una crisis de inmensas proporciones. Como si todo lo anterior fuera poco, un nuevo choque se produjo en 1979 cuando el Sha de Irán fue derrocado, por segunda vez, iniciándose así la revolución Islámica del Ayatollah Jomeini, que condujo a la interrupción de la producción petrolera iraní y al llamado segundo shock petrolero. Después vino la guerra entre Irán e Irak, que habría de durar hasta 1985 y durante la cual el Ayatollah Jomeini amenazó permanentemente con bloquear el estrecho de Ormuz por donde pasaba toda la producción petrolera del Golfo Pérsico. En 1990 Saddam Hussein invadió a Kuwait. Se formó entonces una alianza árabe-occidental para frenarlo. Estalla la Guerra del Golfo y finalmente Saddam es derrotado y expulsado de Kuwait. Al retirarse, sin embargo, incendió todos los pozos petroleros de Kuwait, generando una nueva y monumental crisis en el mercado de los hidrocarburos.

    El Medio Oriente parece una región condenada a la violencia. Sus recurrentes conflictos amenazaron en ocasiones con producir un enfrentamiento entre EEUU y la Unión Soviética, lo cual hubiese podido conducir a un holocausto nuclear.

    EN CADA UNA de las situaciones antes descritas, a Venezuela le correspondió desempeñar un papel fundamental para el mundo occidental y para los mercados petroleros. Y es que Venezuela cuenta con grandes ventajas estratégicas por varias razones: Primero porque disponemos de enormes reservas de petróleo; segundo, porque estamos ubicados en una posición geográfica excepcional al norte de Suramérica y muy cerca del mayor mercado petrolero del mundo que es EEUU. Tercero, porque siempre fuimos percibidos como el abastecedor de petróleo más seguro y confiable del mundo; y, cuarto, porque somos el único miembro no islámico de la OPEP, por lo cual nunca nos habíamos involucrado en los problemas histórico religiosos de esas naciones.

    UNA NUEVA CRISIS está a punto de estallar. En esta ocasión encontramos al presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, anunciando que seguirá adelante con los planes de desarrollo nuclear de su país y a la vez amenazando con la destrucción de Israel. De paso, Irán financia al grupo Hamas, el cual gana las elecciones en Palestina y anuncia que no renunciará a la violencia y que no reconocerá a la nación judía. El riesgo potencial en toda la región del Medio Oriente alcanza así niveles alarmantes. El conflicto podría poner en riesgo, una vez más, el suministro petrolero del Medio Oriente.

    Sin embargo, en esta ocasión, por primera vez, el mundo occidental no puede contar con Venezuela. El gobierno venezolano se ha puesto de parte de Irán, involucrando así a nuestro país en un conflicto en el cual no somos ni arte ni parte.

    Histórica y culturalmente Venezuela forma parte de la civilización judeo-cristiana. Resulta absurdo que nos quieran arrastrar a una alianza con Irán, donde actualmente impera un gobierno caracterizado por el más radical fundamentalismo islámico y shiíta.

    LAS POSICIONES asumidas por Irán están conduciendo al mayor frente de naciones que se haya conocido en la historia de la humanidad. EEUU, Europa, China y Rusia, junto con la mayoría de los países del mundo, están dispuestos a enfrentar en las Naciones Unidas las posturas del presidente iraní.

    Asombrosamente, Venezuela se ha alineado con otro grupo de países: Irán, Cuba, Corea del Norte y Siria.

    ¡Válgame Dios! Hasta dónde podrá conducirnos tanta irracionalidad. Estamos echando por la borda todas las ventajas estratégicas de Venezuela como nación petrolera.

    josetoro@telcel.net.ve

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.