Publicidad


 

Inicio Foros ¿Cómo es la vida de un inmigrante en Australia? Australia, ¿país feliz?

  • Este debate tiene 23 respuestas, 3 mensajes y ha sido actualizado por última vez el hace 15 años, 8 meses por Invitado MQI.
Viendo 15 entradas - de la 1 a la 15 (de un total de 24)
  • Autor
    Entradas
  • #256000
    Invitado MQI
    Miembro

    FRED HALLIDAY – 21/03/2005

    Según mi magnífico agente de viajes, que resuelve los más enmarañados problemas de desplazamientos y horarios desde su oficina de Barcelona -José Camarero, de Internacional Saeta, en la Via Augusta-, el destino más distante del planeta desde Barcelona es Nueva Zelanda. Sin embargo, si se adopta la ruta latinoamericana en dirección a Australia -pasando por la maravillosa ciudad de Buenos Aires, electrizante combinación de Barcelona y Nueva York, y sobrevolando el océano Antártico durante once horas para repostar en Auckland (Nueva Zelanda)-, el viaje a Camberra, capital de Australia, alcanza un total de 38 horas de vuelo. No obstante, la distancia entre España y Australia es aún mayor en términos políticos: ambos países inauguraron el año 2004 con gobiernos conservadores, de Aznar y Howard respectivamente; sin embargo, sus derroteros electorales siguieron rumbos muy distintos. En tanto que España rechazó de plano las políticas conservadoras del PP en el ámbito interno y externo, Australia -que tuvo su propio 11-M en el atentado de Bali en el 2002 que segó la vida de numerosos turistas australianos- vino a confirmar el programa pronorteamericano y conservador en el terreno social del Partido Liberal.

    Una semana en Camberra -animada y espaciosa capital de 300.000 habitantes construida en los años treinta del siglo XX en un emplazamiento elevado, cuya existencia discurre apaciblemente en el plano administrativo y político entre las dos importantes ciudades de Sydney y Melbourne, a la inexistente sombra de colinas devastadas por los incendios forestales de hace dos años- es suficiente para hacerse cargo de los contrastes que median entre los respectivos mundos de los señores Zapatero y Howard. En la primera semana de febrero, tras las largas vacaciones veraniegas que se extienden a lo largo de enero, el Parlamento australiano, alojado en un edificio inconfundiblemente moderno de estilizados arcos y columnas, vuelve a reunirse en medio de especulaciones sobre enfrentamientos entre el primer ministro y el entusiasta y apasionado líder del Partido Laborista, Kim Beazley.

    En su primer día de regreso, el primer ministro, John Howard, confirmado en su cargo el pasado mes de octubre en unos nuevos comicios generales, muestra una actitud de aplomo -de cierta deferencia, incluso-, impertérrito en su silla giratoria. Howard, un político bregado, de lengua acerada y olfato popular, que volvió a irrumpir con éxito en la escena política en 1996 tras ser dado por fracasado, ha impulsado una significativa reorientación de los destinos del país -tanto en el ámbito interno como en el externo-, distanciándose de las perspectivas más progresistas y multiculturales de los años ochenta y principios de los noventa, más cerca a un tiempo de los valores y aspiraciones de la Australia blanca de la era Menzies de la posguerra y de Estados Unidos.

    Frente a la figura de Howard, se erige la notoria figura del nuevo líder del Partido Laborista australiano -para ser precisos, antiguo líder del periodo de 1996 al 2001-, Kim Beazley, de 56 años. Recio y vigoroso, viene a ocupar el puesto vacante tras la súbita desaparición de escena y de la vida pública y política del singular aspirante en las últimas elecciones, Mark Latham. Latham fue el hombre que confió en infundir en el Partido Laborista un nuevo y más acerado perfil pero que no logró conectar con la gente para sumirse, acto seguido, en una amplia derrota que casi todos -amigos y enemigos- habían pronosticado. A sus 43 años, su carrera se quebró bruscamente, “en una exhalación”, como apuntó un periodista lacónicamente en una emisión radiofónica matutina.

    Las cuestiones suscitadas en esta primera sesión parlamentaria tras el periodo vacacional han aportado una muestra de la Australia actual: la ayuda australiana a las víctimas del tsunami del pasado diciembre en el Sudeste Asiático; el homenaje a los dos australianos muertos en acción en el extranjero (rara circunstancia), uno de ellos en su trabajo de policía en las islas Salomón y otro integrado en el equipo de las fuerzas especiales británicas cuyo helicóptero fue abatido a tiros en Iraq; los debates en torno a una ex azafata aérea con problemas psiquiátricos detenida durante meses en duras y crueles circunstancias; preguntas al ministro de Asuntos Exteriores, Alexander Downer, sobre la política en Iraq, donde Australia mantiene 110 soldados, 80 de ellos en servicios de protección a la (vacía) embajada australiana; otras preguntas al tesorero federal (el equivalente del ministro de Economía), Peter Costello, de tosca e impetuosa personalidad con aspiraciones -según se rumorea- de llegar a primer ministro, sobre los planes de política fiscal y el gasto futuro en infraestructuras.

    La autoridad de Howard descansa -en parte- en su historial en materia económica, que ha vuelto a situar a Australia entre los primeros lugares de las potencias económicas mundiales, de forma que ha pasado del decimoquinto al décimo lugar en renta per cápita, y en su instinto a la hora de captar la dirección de los vientos que mecen la variable opinión pública en asuntos delicados. A principios de febrero, Howard contaba con una tasa de aprobación en los sondeos del orden del 67%. Su éxito y la confusión imperante en el seno del Partido Laborista se despliegan ante un país que, a lo largo del último decenio, ha adoptado un rumbo distinto del de los días del gobierno del Partido Liberal australiano bajo la batuta de Gough Whitlam y Bob Hawke, cuando Australia intentó redefinir lo que cabía entender bajo la denominación de país feliz,tendiendo lazos políticos, económicos y culturales con Asia y distanciándose de su anterior estrecha alianza con Estados Unidos. Siendo Gareth Evans ministro de Asuntos Exteriores, Australia desempeñó un importante papel en la creación de nuevos organismos e instituciones concernientes a países del Tercer Mundo y en el proceso de paz de Camboya. Y, en el ámbito interno, confirmó el apoyo a la inmigración procedente de Asia, la configuración de una Australia multicultural y el logro de unas relaciones más armoniosas con el pueblo aborigen. Sydney se convirtió en una ciudad multicultural que recogía las últimas innovaciones en cocina, diseño y arquitectura, y estilo de vida en general. Autores como Patrick White (premio Nobel 1973), Peter Carey, Thomas Keneally y otros -aunque algunos de ellos residentes la mayor parte del tiempo en otras latitudes, como la escritora feminista Germaine Greer, el crítico de arte Robert Hughes (autor, entre otras obras, de una interesante historia sobre Barcelona), el periodista y escritor de izquierdas John Pilger y el crítico de cine Clive Thomas- han ofrecido una imagen más cosmopolita y universal, de altonivel intelectual y crítico, que la que presentan esos esforzados y tenaces jugadores de cricket que tanto hicieron en años anteriores por dar en el extranjero un nítido perfil de su país.Todo esto empezó a cambiar en los noventa. La imagen de Australia se ha visto adornada casi siempre de una pincelada un tanto tosca, como se aprecia por ejemplo en la publicidad de la cerveza Foster y en la completa trivialidad de sus series y telenovelas. Como en otros países desarrollados -aunque con una pizca más de rusticidad o primitivismo atribuible tal vez a la atractiva costa de Australia y a su situación en el contexto asiático-, la opinión pública del continente fue notablemente sensible a la cuestión de la inmigración: Australia no ha vuelto a la política de sólo blancos de la posguerra, pero Howard ha prestado indudablemente atención al tema con una política más rigurosa y severa; muchos consideran, además, que ganó las elecciones en 1999 arrebatándole al vuelo la victoria a Beazley cuando impidió el desembarco de refugiados afganos a bordo de un carguero noruego frente a las costas australianas. El hecho de que la nueva política británica se haya inspirado -hasta cierto punto- en la de la Camberra da idea del grado de seducción y atractivo de su política. John Howard ha dado, asimismo, otro giro hacia la derecha en la cuestión aborigen: tras años de progreso social y jurídico, la causa de los aborígenes ha experimentado un retroceso, sobre todo con la denegación de las solicitudes relativas a indemnizaciones y compensaciones por apropiación de tierras.

    Al mismo tiempo, la opinión pública se ha visto sacudida por las revelaciones -destapadas por una amplia investigación oficial- sobre el secuestro selectivo por razones genéticas (en pasadas décadas) de niños aborígenes juzgados susceptibles de pasar por blancos… También en otras cuestiones la derecha -con la prensa conservadora al frente- ha adoptado puntos de vista al estilo de la moral estadounidense -en materias como el aborto y el matrimonio @!#$-, aun cuando Howard aún no se ha prestado personalmente a la operación.

    Todo ello se ha visto acompañado de un auge de cultura nacionalista, bien patente en el creciente interés en la celebración del Anzac Day, que se celebra cada año el 25 de abril para conmemorar las muertes de los soldados neozelandeses y australianos en la costa turca de Galípoli en 1915: tal día se suceden (apenas se veían desde los años setenta y ochenta) los desfiles de los jóvenes con las medallas prendidas al pecho que un día llevaron sus padres y abuelos. El mensaje de Galípoli es, en sí mismo, múltiple: alude al heroísmo australiano, al enemigo musulmán y a los fallos y errores catastróficos de los arrogantes y aristocráticos oficiales británicos. No sin cierto reparo e inquietud explico a mi audiencia de coroneles y capitanes de la Marina australiana que uno de mis mejores amigos es un turco cuyo abuelo -comerciante sefardí en la vida civil- sirvió como artillero en Galípoli, de lo que su nieto se siente muy orgulloso.

    La transformación interna de Australia ha coincidido con un cambio de actitudes en el mundo exterior.

    La aparición del islamismo militante en Indonesia -en especial con los atentados de Bali, destino preferido de los australianos-, de los grupos y movimientos rebeldes en el sur de Tailandia y de tendencias religiosas y nacionalistas en Malasia ha mitigado ciertamente los deseos de integrarse en el Sudeste Asiático. Resulta sintomático que la demanda de cursos en lenguas asiáticas y estudios indonesios haya disminuido espectacularmente en las universidades australianas. El destacado tenista Leyton Hewitt se hizo eco perfectamente del nuevo -y repulsivo- tono australiano cuando al término de un partido imprecó a su oponente, un jugador malasio, lanzándole un “¡@!#$ chino!”. A Australia le preocupa enormemente el auge de China, país cuya economía sustenta mediante el suministro de materias primas y que ha sustituido a Japón en calidad de adversario estratégico en Asia; y no se olvide, por cierto, que a Howard se le ha mantenido en segundo plano en las últimas cumbres y reuniones asiáticas. Con todo, en este punto Camberra no sigue los pasos de Estados Unidos: Alexander Downer, ministro de Asuntos Exteriores australiano, declaró en una reciente visita a China que, en la eventualidad de un conflicto con Taiwán, Australia no se vería arrastrada a las hostilidades.

    La paradoja de Australia -país de dimensiones continentales compuesto en su mayor parte de desierto y con una población actual de sólo 20 millones de habitantes- reside en su sentimiento de lejanía y distancia de sus aliados naturales en Europa y Norteamérica y en una ansiosa conciencia permanente de su vulnerabilidad debida a los avances japoneses en Indonesia en la Segunda Guerra Mundial. Por el contrario, Nueva Zelanda, país de tres millones de habitantes y a dos horas y media de vuelo hacia el Pacífico este, no experimenta tal sentimiento de vulnerabilidad, pues se beneficia de su aún mayor lejanía: se trata del primer país del mundo que dio el voto a la mujer y que puede exhibir un notable nivel de convivencia e intercambios normales entre sus poblaciones blanca y autóctona maorí. Un país que, dotado de las tradiciones sociales y políticas de apertura y tolerancia propias de Escandinavia, ha sido capaz de desafiar a Estados Unidos en su política exterior y de defensa.

    Indudablemente, John Howard apenas presta atención a estos valores socialdemócratas y progresistas y, al igual que el icono ideológico más fuerte de Australia -el magnate mediático Rupert Murdoch-, fomenta lo que resulta ser en la práctica la americanización de la vida pública australiana.

    Sin lugar a dudas, el sol luce en el verano austral, pero tal vez -en su fuero interno- el país feliz no esté tan satisfecho como preferiría mostrarse a los ojos del mundo.

    F. HALLIDAY, profesor de relaciones internacionales de la London School of Economics
    Traducción: J.M.ª Puig de la Bellacasa

    #256001
    Invitado MQI
    Miembro

    Hola Toño:
    Que profundo la verdad, es que si como dice tu pregunta Australia pais Feliz, yo como futura emigrante creo que si, ahora faltaria que alguien de tu sapiensia residente en Audstralia nos de su opinion.
    Saludos

    #256002
    Invitado MQI
    Miembro

    Hola Elizabeth…

    Australia es un pais en el que los immigrantes son generalmente felices, lo que no significa que todo el mundo aqui se sienta aqui.

    Este es un pais que es mitad socialista mitad capitalista (OJO: socialista no significa comunista).

    Saludos,

    Enrique.-

    #256003
    Invitado MQI
    Miembro

    Por que no empezamos definiendo que entendemos por felicidad (a ver si coincidimos en la cognotacion de la palabra o sentimiento) y despues hablamos de si la gente (tendriamos tambien que definir a que grupo de gente nos referiremos), Es o No Feliz aqui o alla…

    En mi limitada experiencia me atreveria a afirmar que hay mucha gente que es feliz en paises como Vzla asi como tambien puedo decir que hay mucha gente que es infeliz en paises como Australia. Eso no quiere decir que todos lo sean (o lo uno o lo otro)… Pero donde no?

    Felices saludos!!!

    PS. Que es la felicidad para ti?

    #256004
    NNOCHE22
    Miembro

    Amigos:
    Pienzo que la felicidad es poder respirar y sentir que uno esta vivo y que existe un futuro por que luchar ( por supuesto las ganas de vivirlo) y que tienes unos hijos maravillosos a los cuales les vas a dar lo que tu no pudiste a pesar de toda tu educaciòn y tu arduo trabajo, la seguridad de un pais estable y un futuro en el.
    Saludos Tereza.

    #256005
    Invitado MQI
    Miembro

    >>>Que es la felicidad para ti? ….

    No es esto Felicidad ?

    Cuando llego a mi casa y me invade el olor de mi comida favorita

    Cuando alguien que me quiere me da un buen abrazo

    Cuando la Luna esta enorme y radiante.

    Cuando encuentro un buen baño después de esperar y esperar

    Cuando discuto con los míos como si el mundo se fuera a acabar
    y a los 5 minutos todos hablamos como si nada hubiera pasado

    Cuando rió de buena gana

    Cuando me alivio de un dolor que me tenia desesperado

    Cuando veo a mi hijo o a mi hija caminar su primer paso

    Cuando hago una larga siesta en una tarde fría y lluviosa

    Cuando llego al trabajo y me doy cuenta, que quien me hacia la vida
    Imposible , renuncio o fue despedido.

    Cuando me encuentro el brillo de los ojos de quien amo.

    Cuando termino de pagar larga deuda.

    Cuando escucho mi melodía favorita en un ambiente sereno y acogedor.

    Todo lo anterior se consigue en cualquier parte del mundo donde tu estes, solo tienes que darle el valor y la importancia que estos pequenhos detalles tienen en nuestra vida …. buscar la felicidad en donde estes,

    Saludos.
    Geo

    #256006
    NNOCHE22
    Miembro

    Geo:
    Si es asi no me muevo de mi tercer mundo, pero la seguridad de un pais tambien la da la estabilidad no solo emocional que es un factor humano sino tambien pienzo la economica si yo trabajo y bien creo que meresco una buena pension de jubilaciòn, no una miseria que luego me hara infeliz en mi vejez y por ende sere una carga o una preocupaciòn para los mios. Corrigeme si estoy equivocada.
    Saludos
    Tereza

    #256007
    Invitado MQI
    Miembro

    >si yo trabajo y bien creo que meresco una buena pension de jubilaciòn, no una miseria que luego me hara infeliz en mi vejez y por ende sere una carga o una preocupaciòn para los mios.

    No puedo hablar de los demas paises… Pero que te hace pensar que Australia te dara una buena pension de jubilacion y que no sera una miseria que luego te hara infeliz en tu vejez y por ende una preocupacion para los tuyos y una carga para la sociedad?

    >Corrigeme si estoy equivocada.

    Y que si te digo (que en mi opinion) estas equivocada…???

    #256008
    NNOCHE22
    Miembro

    Amigo:
    Me has transtocado y quisiera pedirte y pedirles a los amogos que me den mayor alcance sobre como son los planes de jubilaciòn.
    Saludos

    #256009
    Invitado MQI
    Miembro

    Saludos:

    Tereza, no se que es a lo que te refieres pero en USA por ejemplo si te pones a esperar por el cheque del seguro social no te va a alcanzar sino para comprar las lateas de ALPO (comida para perros). Un plan de Jubilacion te lo haces tu mismo, ahorrando. Aqui hay planes de ayuda por ejemplo tu pones un porcentage de tu sueldo anual y tu empresa te equivale con algo, pero olvidate de eso de pension de por vida y que vas a vivir bien mantenido por el estado. Si no te preparastes para la vejez entonces veo muy dificil que la disfrutes.

    No se como sera en Australia o Europa.

    #256010
    Invitado MQI
    Miembro

    Hola amigos del Foro,

    Sin intenciones de crear polemicas expongo mi punto de vista. En mi opinion no es buena idea dejar la responsabilidad de nuestros gastos de vejez a ningún estado (USA, Europa; Australia, etc). Creo que mas bien eso es algo que debe ser responsabilidad de cada individuo.

    Actualmente el sistema de Salud y de Jubilacion norteamericano esta haciendo reformas que afectan a los beneficiarios (los actuales jubilados que antes eran contribuyentes). Entre lo que puedo mencionar la pension ha sido disminuida en aproximadamente 180 US$ menos para cada beneficiario. La razon que se expone es que hay una gran cantidad de personas que estan ingresando a las listas de jubilacion al mismo tiempo por lo tanto se ha hecho dicho recorte. Inclusive se habla de una posible privatización del sistema de jubilaciones en el futuro.

    El sistema de salud Norteamericano esta haciendo reformas también para protegerse (sin entrar en detalles). Recodemos que todas esas personas que entran en jubilacion tambien requeriran atencion médica y muchos de ellos poseen seguros medicos.

    En resumen, creo que hay otros metodos que pueden usarse para poder mantenerse durante los años dorados y prevenir posibles dificultades economicas en el futuro.

    Saludos desde Venezuela.-

    #256011
    Invitado MQI
    Miembro

    Hola Teresa,

    Acabo de colocar en [url]http://www.venaustralia.tk[/url] una explicacion acerca del sistema de pensiones Australiano, llamado Superanuation.

    El sistema parece muy bueno, pero cuando sacas la cuenta de como sera tu pension cuando te retires, te daras cuenta que podria ser insuficiente.

    Saludos,

    Enrique.-

    #256012
    Invitado MQI
    Miembro

    Tereza, aqui an AUS (en sentido general y con sus particularidades) es como dice Simon es en USA. Un cheque de jubilacion es como la mayoria de las becas de gobierno para estudiantes (te alcanza solo para sobre vivir). El otro punto es que ni siquiera ese misero cheque esta garantizado para cuando sea nuestro tiempo (si es que llegamos). Segun datos estadisticos, hoy por hoy hay 5 personas trabajando por cada jubilado. Cuando nos toque habran 3 personas trabajando por jubilado…

    Con todo respeto, pero con todos los cambios sociales ocurridos en los ultimos 30 a~os o algo asi, me resulta increible pensar que todavia existan personas y que ademas sean profesionales que planeen su futuro basados en una jubilacion pagada por alguien o algo… que deleguen la responsibilidad financiera de mantener a su propia persona en los a~os de vejes a un 3ero… Es triste saber que esos son los profesionales de principios del siglo 21, la generacion de relevo. Que dejaran para los que estan mas abajo… Que carga social tan pesada…

    Si se quiere emigrar a un pais tan diferente con costumbres tan diferentes a las propias, dejar a la flia atraz y demas. Entonces haganlo por algo de provecho. No se enfrazquen en conseguir o perseguir el sue~o clase media de los 70. Construyan para el futuro de uds y de sus comunidades. Aprovechen lo que el primer mundo les ofrece y que el 3er mundo les nego.

    Esto fue escrito sin animos de ofender a nadie pero si de crear polemica y reflexion en relacion a un tema muy importante y que nos trastoca a todos de manera directa o indirecta en el presente o en el futuro.

    #256013
    Invitado MQI
    Miembro

    Enrique, una peque~a acotacion a tu escrito.

    El plan de jubilacion proveido por el gobierno es parte del "safety net" del estado. Los recursos financieros son proveidos por los taxes que todos pagamos por todo.

    El plan de Superanuation (conocido como Super) es el equivalente al 401K de USA. Super es un plan de ahorros/inversion personal que se nutre con las contribuciones mensuales del empleador (9% minimo de tu sueldo anual) y las contribuciones personales que cada individuo quiera aportar al mismo. Funciona como un Fondo Mutual pero bajo un marco legal muy particular al que no hare referencia en este escrito. Super fue creado porque el gobierno se dio cuenta que ya no podia sustentar a los jubilados por si solo y unicamente basado en la recoleccion de taxes. De esta manera, se intenta pasar parte de la responsabilidad de manutencion al jubilado mismo.

    Tienes muchas razon cunado dices que aun el Super no es suficiente y mucha gente esta "under funded". Los problemas los comenzaremos a ver cuando los 1eros Baby Boomers se comiencen a jubilar en unos 5 a~os.

    #256014
    Invitado MQI
    Miembro

    Amigos todos,

    Simepre van a ver temas donde los criticos van a tener puntos de vista diferentes y nosotros ( los recien llegados, aunque tengamos mas de 10 anos aqui) con opiniones diferentes tambien.

    La verdad es que no existe el pais perfecto, lo mas importante es ver dentro de todos los parametros que puedan incluirse en su matriz de decision familar alla en Caracas, Quito, Lima o Santiago, si el pais objetivo pueda brindarse esas cosas que son importantes para ustedes.

    Recientemente hubo un documental de unos ciudadanos africanos que eran traidos a Australia dentro de un programa humanitario, quizas para ellos 99% de sus problemas se resuelven al aterrizar aqui, otros problemas surgiran, pero quizas nuca de la dimension de los que ellos tenian antes.

    Para alguien que viva en un pais donde el desempleo es alto, no hay seguridad personal, no puede comprar su casa o automobil, etc debido a tasas de interes y condicones de pago imposibles; esto se resolvera una vez aqui, al menos esa persona tendra acceso a posibilidades.

    Podran ir con sus ninos a parques e inclusive podran ir de vacaciones, esto puede ayudar a la felicidad personal.

Viendo 15 entradas - de la 1 a la 15 (de un total de 24)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.

 

Publicidad