El primer paso a la hora de iniciar un proceso migratorio es tener vigentes los principales documentos de identidad. Esta exigencia aplica para todos los miembros de la familia, incluyendo a los menores de edad.

Se menciona como la primera acción a emprender en el plan migratorio, puesto que, en algunos casos, obtener estos documentos por la primera vez o simplemente actualizarlos puede tomar varias semanas. Además, a veces se requiere que sean notariados.

Los principales documentos de identidad son los siguientes:

Pasaporte
Debe estar vigente con al menos 2 años de validez y con suficiente espacio en blanco para colocar una visa. En caso de no tenerlo al día, es vital comenzar a realizar este trámite cuanto antes, debido a que en algunos casos puede demorar varias semanas. Un buen consejo es fotocopiarlo completamente antes de entregarlo a las autoridades de inmigración, para prevenir ante posible extravío o por si se deba realizar algún reclamo.

Cédula de Identidad o Documento Nacional de Identidad (DNI)
Se trata del documento, personal e intransferible, que permite la identificación de un ciudadano y el libre tránsito en la jurisdicción de una nación. Incluye la fotografía y los principales datos personales del portador.

En algunos países se le denomina Documento Único de Identidad (DUI) o Documento Personal de Identificación (DPI). En México, se utiliza la Clave Única del Registro de Población (CURP).

En cualquier caso, este documento debe estar vigente y con datos actualizados.

Carta de conscripción militar, tarjeta del servicio militar o libreta militar
Es un documento de identificación expedido por el ministerio o secretaría de Defensa de un país. Generalmente es obligatorio para todos los hombres en edad de servicio militar, es decir entre los 18 y los 40 años, aproximadamente. En algunos casos, también es obligatorio para las mujeres. Conviene a todo interesado en emigrar, poseer este documento al día.

Partida de nacimiento o certificación de nacimiento
Es el primer documento de identidad de un ciudadano. Lo expide el Registro Civil o Consular correspondiente y da fe del nacimiento de la persona. Debe incluir la fecha, lugar y hora del nacimiento, el sexo del portador, y la identificación de los progenitores. Para efectos del trámite migratorio, este documento debe estar perfectamente legible y notariado. Algunos países exigen que el interesado en emigrar solicite una copia certificada del documento original, la cual debe ser igualmente notariada.