"Solo recibirán un buen trato los que vengan bien enfocados y con papeles en regla"

Profesión: Diseñador Gráfico / Músico Percusionista.

Edad: 25 años.

Ciudad/ País de origen: Caracas, Venezuela.

Fecha de salida: 1 de marzo de 2002.

Ciudad/ País de destino: Barcelona, España.

¿Por qué te fuiste de tu país?

Lo que me llevó a dejar mi país fueron varias razones, entre ellas económicas y sociales, al igual que las ansias de mejores perspectivas de vida. Esta experiencia no es tan solo un reto a nivel laboral, sino también, personal y de pareja; es empezar de n

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Evidentemente, dejar a la familia, los verdaderos amigos, la facilidad de conocer tu ciudad natal así como gran parte de tu país. El entorno físico y el calor familiar es lo único que te hace titubear por momentos ante la decisión de marcharte.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Simple: España, y específicamente Barcelona, está dispuesta a escuchar lo que tienes que decir y a colocar en un ambiente, no solo de trabajo sino social, todas tus cualidades, virtudes y proyectos. Barcelona es una ciudad que lo tiene todo, si estás dispuesto a aprovecharte de ello de una manera ética y sana. Por primera vez, en tan solo dos meses, considero que he crecido personalmente mucho más de lo que esperaba en Venezuela.

Describe los primeros tiempos

Al principio tanto mi esposa como yo tuvimos la suerte de contar con una pareja de amigos venezolanos que nos recibieron en su hogar durante un mes, mientras mi esposa y yo buscábamos trabajo, un piso dónde vivir y realizar los trámites correspondientes a la visa o tarjeta de residencia. Nosotros contamos actualmente con el beneficio de portar pasaportes de la Comunidad Europea, pero hemos visto con asombro que aún así la situación es dura al principio. Nadie, repito nadie, puede alquilar un piso sin un contrato de trabajo en mano o en vías de lograr uno, ya que en Barcelona se protegen mucho de los estafadores y de la emigración ilegal. Por suerte, aún sin tener la tarjeta de residencia, cualquier comunitario puede trabajar usando su pasaporte como DNI (documento de identidad), lo que nos ayudó mucho, ya que mi esposa consiguió su trabajo a la primera semana de llegados a la ciudad. Lo bueno de Barcelona es que una vez que tienes un contrato de trabajo las puertas se abren con una facilidad impresionante, pero aunque demuestres tener dinero para alquilar, nadie confiará de buenas a primeras en ti. Tener contrato de trabajo es vital, si deseas alquilar un piso. A este factor debes sumarle el tener tus documentos en regla, por lo que insisto a quien lea este testimonial a no partir a lo aventurero, sin papeles de trabajo y residencia al día. Sería una verdadera locura existencial. Por otro lado, me di cuenta de que todo lo malo contado acerca de la comunidad catalana es un mito. Simplemente, son como en Italia, al principio son desconfiados y fríos con el trato, pero con el tiempo la confianza crece y logras insertar y compartir un buen intercambio cultural. El "target" más ortodoxo hoy día es el de personas de tercera edad. Solo con ancianos he sentido algo de rechazo, pero debes convivir con ello porque Barcelona está plagada de ancianos y al final si comentas que tus padres son italianos (como en nuestro caso) notarás cómo cambia todo. Es algo triste, pero real. De momento puedo asegurarles, según mi experiencia, que solo recibirán un buen trato los venezolanos y los argentinos que vengan bien enfocados y con papeles en regla. Entre los amigos que tenemos hoy día figuran muchos argentinos y venezolanos, a los cuales aplaudo ya que todos hemos venido con una clara visión de trabajo y crecimiento personal pese a los problemas actuales en ambas naciones. Lamentablemente, la gente en Barcelona odia el éxodo masivo de personas nativas de Ecuador, México y Perú con papeles falsos o con ningún tipo de buena voluntad para la integración social y laboral, lo que perjudica a algunas de las personas de estos países, que sufren un rechazo social mucho más marcado, pagando justos por pecadores.

Describe tu situación actual

Actualmente, mi esposa se encuentra trabajando en la misma área en la cual me desarrollé: diseño de páginas web e Intranet. Por mi parte, he tenido varias entrevistas de trabajo y estoy cerrando una propuesta laboral con una compañía americana con sede en Barcelona. Aún así no me he cerrado a las diversas actividades que puedes realizar ajenas a tu carrera y de alguna forma obtener esos ingresos extras a fin de mes. Estamos trabajando duro para lograr un crédito que nos permita adquirir una casa propia. Llevo, además, cuatro actividades ligadas a la música, que incluyen la creación de un site donde colocaré toda la investigación etnomusicológica que realicé en el año 2000 en Amazonas; presentaciones en diversos teatros de Barcelona y Madrid con una banda de World Music, que me ha contratado como percusionista, realización de un disco en solitario compuesto con todos los sonidos y texturas de la selva amazónica venezolana y, finalmente, seguir estudiando un instrumento musical hindú llamado la table, el cual tiene varios adeptos en Barcelona por ser algo exótico y difícil de aprender. Actualmente, aprovechamos también la riqueza cultural que ofrece esta ciudad: visitamos museos, asistimos a conciertos musicales, y a teatro y muchos actividades más. Doy las gracias a Dios de este buen inicio.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

No me arrepiento. Por ahora creo que todo lo que hemos hecho mi esposa y yo, no merece cambiarse por nada. Más bien yo diría que al estar en una ciudad como Barcelona, uno mismo debe, en lo posible, autogestionar todas sus actividades ya que aquí para cualquier cosa que se deba hacer son muy lentos y burocráticos. No existe el estrés ni la angustia por tener todo a la fecha y no existe el pragmatismo americano que tanto ha influido sobre el venezolano. La gente aquí convive con un excelente equilibrio entre lo que es trabajar y dedicarle un tiempo justo a tus actividades de desahogo personal y familiar. Un ejemplo de ello es que un diseñador de páginas web como yo, en Caracas debía, por lo mínimo, llevar hasta 10 proyectos o más y cumplir muchas horas extras de trabajo sin ningún beneficio. Mientras que aquí la gente vive estresada con tan solo llevar dos proyectos a su cargo y muchas veces se ofenden si los presionas con fechas de entrega o los obligas a quedarse unos 15 minutos más trabajando. Nuestros amigos aquí lo comentan como falta de interés o flojera en lo que hacen, de hecho nadie busca aprender de todo un poco, sólo se especializan en un área y basta. Lo que hace que nuestro nivel en Venezuela sea tres veces superior, incluso muchos de mis entrevistadores al principio no creen en el potencial que ven con mi portafolio, ni todo lo que puedes hacer para resolver con éxito una situación de trabajo con un cliente. Todos aquellos españoles que han trabajado en Venezuela (especialmente la gente de las Islas Canarias) saben de nuestro potencial, por lo que recomiendo a las personas que trabajen en el área del diseño y que vienen a echar raíces a España que porten consigo varias copias en CD de sus trabajos esquematizados, tipo archivo multimedia, una corta y clara carta de presentación y varios Currículos Vitae bien claros y sin mentir.

¿Piensas volver a tu país?

Sí, solo de vacaciones o para llevar a cabo nuevas investigaciones sobre la música y la cultura de los indígenas de Venezuela.

Testimonio publicado al 11 de junio de 2002

Comentarios

¿Deseas agregar un comentario?
Para agregar tu comentario, debes estar registrado e iniciar sesión>>



¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>