"A los profesionales que quieren tener una experiencia laboral les recomiendo que entren a Estados Unidos por la puerta grande".

Profesión: Abogada venezolana con Master en Derecho Internacional en Estados Unidos.

Edad: 33 años

Ciudad/ País de origen: Venezuela.

Fecha de salida: 1993 a 1998 y 2001 al presente.

Ciudad/ País de destino: Estados Unidos.

¿Por qué te fuiste de tu país?

La razón fundamental por la cual me fui en agosto del 93 de Venezuela es porque quería mejorar profesionalmente, es decir, deseaba ser bilingüe y hacer un Post-grado en el área de Derecho Internacional, que me diera experiencia laboral en otros países y

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Lo más difícil fue escoger la universidad y la ciudad correcta, tanto para estudiar inglés como para estudiar el Master en Leyes, ya que mis conocimientos del idioma eran los conocimientos básicos que un bachiller obtiene en su liceo y, en cuanto al país, era la primera vez que viajaba a Estados Unidos. Fue difícil comunicarme con el personal administrativo de la universidad antes de llegar, ya que son muchos los requisitos a enviar, tales como la llamada aplicación, enviar el pago, ubicar las vacunas recibidas desde mi niñez, las cuales son un requisito exigido por las universidades, ubicar viviendas, entre otras cosas. Al llegar a la universidad fue difícil entender a las personas que me recibieron, ya que el acento del sur de Estados Unidos, específicamente de Georgia, es muy marcado y no solo me costaba entenderles, sino también hacerme entender. La semana de la bienvenida a la universidad tuvimos reuniones importantes con profesores y estudiantes provenientes de cualquier parte del mundo; con los oficiales de la policía de la universidad, quienes explicaban las reglas y normas de seguridad; asimismo, nos recibieron los representantes de inmigración para informarnos los derechos y deberes de los estudiantes y sus acompañantes. Era tanta la información, pero tan poco lo que entendía, que me obligaba a esforzarme a entender. Esa semana tuve que firmar varios documentos de importancia, tales como el contrato de arrendamiento, servicios de comidas y apertura de cuentas bancarias, en fin, documentos de suma importancia, con los cuales me comprometía ampliamente, y el sentimiento, como abogada, de firmar contratos sin entender me hacía sentir un poco de frustración.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Escogí Estados Unidos porque es un país desarrollado cercano a Venezuela y tengo un hermano viviendo en un estado diferente al que yo vivía, pero tenía a alguien cerca. Además de las experiencias de amistades que me recomendaban ir a EE.UU. En realidad para estudiar inglés no disfruté de ayuda oficial o beca, por el contrario, mi familia y yo sufragamos los gastos; pero para estudiar el master gocé de la ayuda de la Universidad de Georgia, donde estudié tanto el inglés como el master. La Facultad de Derecho de la Universidad de Georgia otorga varios tipos de becas, yo obtuve varias ayudas. La primera fue que me dieron la oportunidad de pagar la universidad a precio de ciudadano americano y residente del estado de Georgia, esta tarifa es más económica que la tarifa del extranjero. La segunda fue que me dieron un "assistantship" que consistió en asistir a un profesor en áreas de investigación y a cambio se obtiene una beca que cubre tus estudios. Esta experiencia me dio mucha satisfacción, ya que pude asistir a investigadores reconocidos a nivel mundial en estudios legales importantes, llevándome a obtener reconocimientos desde Estados Unidos hasta Japón.

Describe los primeros tiempos

Los primeros tiempos tuve que adaptarme a los cambios, de clima, de cultura, de religión y de comida, entre otros. El campo de la Universidad de Georgia es gigante en comparación con la universidad Católica Andrés Bello de Caracas, de la cual yo provenía en Venezuela. Familiarizarme con el lugar no fue difícil, ya que esta universidad es bien organizada y cuenta con sistemas de autobuses, mapas, oficinas informativas, etc. La ciudad es una ciudad universitaria con más de 30 mil estudiantes y tiene actividades para estudiantes locales y extranjeros todo el tiempo. Conocer e intercambiar con la comunidad fue una experiencia enriquecedora. El idioma lo aprendí disfrutando muchísimo porque la gente de Georgia es receptiva y generosa, siempre te brinda su calidez para hacerte sentir en casa y comparten con el extranjero la cultura, ya que, siendo esta una ciudad cultural llena de estudiantes, disfrutan de la visita de los extranjeros. Se dice que quien visita esa ciudad le es difícil dejarla o no volver a visitarla, por eso la canción de "Georgia on my mind". Lo que yo viví, en cuanto a la idiosincrasia nuestra y la del sureño del estado de Georgia, es que, al igual que en nuestros pueblos del interior de Venezuela, la gente vive su vida sin apuros ni estrés.

Describe tu situación actual

Actualmente, gracias al aprendizaje del idioma y de los conocimientos legales, me desempeño como presidenta de mi propia empresa, American Visa Net International, que representa no sólo a la Universidad de Georgia, sino a otras universidades y asiste a los estudiantes que deseen buscar oportunidades de estudiar en Estados Unidos y que no saben cómo escoger una universidad ni saben cómo iniciar sus estudios de master ni qué oportunidades pudieran ofrecerles estas universidades. Haber estudiado y trabajado en Estados Unidos durante mi maestría me hizo obtener la meta de crecimiento personal y profesional que buscaba, ya que mis fronteras se ampliaron; por esta razón, incorporarme a la comunidad fue muy fácil. En el año 1998 regresé a Venezuela y desde esa fecha hasta hoy en día, felizmente, asisto a muchas personas a hacer realidad su sueño de trabajar, estudiar y hacer negocios en Estados Unidos, no sólo desde Venezuela sino también desde Colombia, Perú y Miami, ya que la empresa que presido ha expandido sus servicios a los hispanos y latinoamericanos de esas ciudades.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

No me arrepiento de la decisión. No haría nada distinto porque, en realidad, creo que aproveché los 5 años de estudios al máximo conociendo gente, lugares y trabajando para la comunidad hispana y americana en mi cargo de traductora simultánea en las cortes de Athens y Atlanta, entre otras, en el Estado de Georgia. Trabajé con jueces y abogados, lo cual me hizo conocer y aprender mejor el sistema legal americano. Viví con una familia americana, trabajé con profesores reconocidos mundialmente, conservo grandes amigos en todas partes del mundo y me quedé institucionalmente conocida como la embajadora de Georgia. Mis recomendaciones a todas las personas que van a estudiar o trabajar en Estados Unidos es que se asesoren e investiguen sobre las oportunidades de estudio, becas y trabajo que les da la universidad de su interés. Hoy en día la Internet es una herramienta valiosa y si no tienen acceso a Internet o no les es satisfactorio, en Venezuela y en otros países existen instituciones públicas o privadas que se dedican a asesorar a los estudiantes para escoger una universidad y tomar una mejor decisión. A aquellos profesionales o personas con un oficio especial que quieren tener una experiencia laboral, les recomiendo que entren a Estados Unidos por la puerta grande, es decir, que hagan las cosas bien, eso significa vivir y trabajar legalmente en el país. Eso llevará a cualquier extranjero a obtener fácilmente su sueño americano y alcanzar su meta, cualquiera que sea.

¿Piensas volver a tu país?

Felizmente estoy en mi país trabajando y en Estados Unidos, ya que me desenvuelvo como abogada especialista en inmigración de Estados Unidos y abogada especialista en Derecho International, lo cual me hace viajar con frecuencia a Latinoamérica y a EE.UU. Mi e-mail: marisol@amevisanet.com

Testimonio publicado al 17 de julio de 2002

Comentarios

¿Deseas agregar un comentario?
Para agregar tu comentario, debes estar registrado e iniciar sesión>>



¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>