"Hay que luchar mucho para conseguir lo que quieres".

Profesión: Administradora

Edad: 36 años

Ciudad/ País de origen: Venezuela.

Fecha de salida: 1995

Ciudad/ País de destino: Canadá.

¿Por qué te fuiste de tu país?

Tomamos la decisión de venirnos por razones puramente personales.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Dejar mi país, su clima, su naturaleza.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Escogimos Canadá porque teníamos algunos amigos aquí.

Describe los primeros tiempos

Realmente puedo decirles que esta experiencia canadiense no era lo que esperaba. La integración, desde nuestra llegada hasta el día de hoy, ha sido y sigue siendo muy difícil. Al principio, pensamos que era la lengua y, de hecho, este obstáculo nos causó muchos problemas. Así que decidimos aprender los dos idiomas que aquí se hablan preferentemente.

Describe tu situación actual

Hoy veo hacia atrás y reconozco que hemos superado muchas barreras, pero aun así ha sido muy duro. Canadá es un país extremadamente frío y su gente es tan fría como su clima. Puedes pasar las tres partes del año encerrada a causa del frío, sin disfrutar de la naturaleza, como acostumbramos en Venezuela. Por otro lado, los mejores empleos se reservan a los canadienses y, si logras encontrar uno, es porque te preparaste muy bien aquí. El hablar francés e inglés no te abre las puertas y el tener una profesión tampoco. Hay que luchar mucho para conseguir lo que quieres. Mi esposo y yo tenemos un lema: “Canadá quiere inmigrantes con título para que pasen coleto”.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

Resulta complicado para mí contestar esta pregunta. Para mi familia y yo, los beneficios de vivir en Canadá se resumen en la seguridad, ya que puedes dormir en paz porque nada te va a pasar; la educación de nuestros tres hijos, puesto que aprenden dos lenguas, además de la nativa, y obtendrán un diploma canadiense, que, sin duda alguna, abre las puertas del mundo; y el haber aprendido a valorar nuestro país, nuestras costumbres, nuestras raíces, y haber sabido inculcárselas a nuestros niños. El vivir aquí, además, me ha hecho ver que en Venezuela no tenemos más y no somos como los canadienses porque no luchamos. Nos acostumbramos al petróleo y a las riquezas de nuestra patria y no somos capaces de esforzarnos en los tiempos difíciles. Venezuela es un gran país con un enorme potencial. Si puedes luchar allá para salir adelante, hazlo. Una vez que emigras de tu tierra, pierdes tu identidad y la frescura que ofrece su naturaleza. Si aún persistes en venir a Canadá, deseo que estés consciente de que vivirás en una nación nada fácil, donde tienes que bregar mucho y ganar con esfuerzo extraordinario cada victoria que alcances.

¿Piensas volver a tu país?

Por los momentos, no tengo respuesta a esa interrogante.

Testimonio publicado al 06 de febrero de 2006

Comentarios

¿Deseas agregar un comentario?
Para agregar tu comentario, debes estar registrado e iniciar sesión>>



¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>