"Nosotros no seleccionamos el país, él nos escogió a nosotros".

Profesión: Licenciada en Relaciones Industriales

Edad: 30 años

Ciudad/ País de origen: Caracas, Venezuela.

Fecha de salida: 19 de septiembre de 2005

Ciudad/ País de destino: Pembroke Pines, Broward, Estados Unidos.

¿Por qué te fuiste de tu país?

Fue una decisión muy difícil, pues, en el caso de mi esposo y yo, no fue algo que decidimos, sino una oportunidad que, si la perdíamos, no se volvería a presentar. Nos ganamos la visa de residente a través del sorteo electrónico. Mi familia se inscribe todos los años. Así que mi esposo y yo seguimos la tradición, sin pensar que realmente algún día podríamos salir seleccionados, pero pasó y, aunque eso implicaba dejar atrás a la familia, la carrera de cada uno de nosotros, las costumbres y el país, la situación económica y política de Venezuela nos impulsó a tomar la decisión.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Hubo más pros que contras al plantearnos el dilema de salir. Los primeros los resumo así: la seguridad personal es muy valiosa para todos y aquí esa era una preocupación menos; con prácticamente cualquier trabajo que una haga vive decentemente en los Estados Unidos; tienes la oportunidad de conocer gente de tantos orígenes diferentes, con costumbres y palabras distintas, que no solo llegas a apreciar las virtudes de ellos, sino que extrañas tu patria por encima de todo y le das gracias a Dios por haber nacido en tan bello país, aunque hayas tenido que emigrar y, por último, te das cuenta de cuánta importancia reviste ser un profesional y haberte formado para ello, ya que aquí no todo el mundo tiene la posibilidad de serlo y la diferencia entre las opciones que te ofrecen es indescriptible. El único contra se relacionaba con la probabilidad de venirme sola, lo cual nunca hubiera hecho porque, si mi esposo no estuviera conmigo, jamás hubiese emprendido este cambio en mi vida, puesto que la soledad es muy dura, sobre todo si tienes en tu patria una familia grande y unida.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Nosotros no seleccionamos el país, él nos escogió a nosotros. Elegimos la ciudad porque teníamos en ella facilidades de vivienda. Además, una hermana y la madre de mi esposo viven en esta misma localidad. En el futuro, nos gustaría mudarnos más al norte, pero el tiempo y las oportunidades de trabajo lo determinarán.

Describe los primeros tiempos

Para mí fueron bastante fáciles porque ya conocía la ciudad. De hecho, contaba con algunos amigos aquí. Sin embargo, para mi esposo resultó un poco más difícil. Afortunadamente, conseguimos empleo (no muy gratificante) muy rápido; pero ambos trabajábamos en la misma tienda y compartíamos mucho. En fin, los primeros meses no fueron fáciles, pero tampoco tan difíciles. La clave radica en estar dispuestos a muchas cosas y en entender que la fuerza que se necesita solo nosotros mismos y nuestra fe nos la pueden dar. Sí reconozco que el trabajar en la tienda nos hizo mejorar nuestra comunicación en inglés (el desconocimiento de este idioma era un factor estresante), además de abrirnos las puertas a los puestos que ahora ejercemos, gracias a Dios, en nuestras profesiones. El mayor problema a nuestra llegada fue la gran desinformación que traíamos. Felizmente, poco a poco hemos superado ese inconveniente. Lo mejor que le puedo recomendar a alguien que quiere irse a otro país es que averigüe mucho, todo lo que pueda: trámites, papeles de seguridad social, identificaciones, trabajos en el área, procedimientos para revalidar o ejercer en su carrera… Por experiencia, les aseguro que, de esa forma, se ahorrarán un tiempo valioso.

Describe tu situación actual

Actualmente, me desempeño como asistenta de Recursos Humanos, en JL Audio, Miramar, Florida; y mi esposo como asistente dental, en Weston Family Dental, Weston, Florida.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

De lo único que me arrepiento es de no haber buscado más información al principio y de no haber estudiado más inglés antes de venir.

¿Piensas volver a tu país?

No, por los momentos. En realidad, consideraría el regreso solo si la situación económica y política de Venezuela cambiara. En el presente, mi vida aquí tiene un rumbo estable y mis planes de formar una familia en estas tierras se multiplican todos los días.

Testimonio publicado al 31 de octubre de 2006.

Comentarios

¿Deseas agregar un comentario?
Para agregar tu comentario, debes estar registrado e iniciar sesión>>



¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>