Keith Castro, hondureño, cuenta su experiencia al solicitar asilo en EE.UU.:

"Emigré a Estados Unidos por una amenaza de muerte y por la discriminación racial en mi país".

Profesión: administrador de Empresas

Edad: 26 años

Ciudad/ País de origen: Honduras

Fecha de salida: 18 de marzo de 2015

Ciudad/ País de destino: Estados Unidos

¿Por qué te fuiste de tu país?

Tomé la decisión de emigrar a Estados Unidos por una amenaza de muerte y por las pocas oportunidades de empleo existentes en mi país, debido a la discriminación racial.

En marzo del 2015 me entregué de manera voluntaria al servicio de inmigración norteamericano en el puente de entrada fronterizo en Laredo, Texas, y estuve cuatro meses detenido en una cárcel estatal.

En julio, el juez de inmigración me denegó la solicitud de asilo y me concedió la salida voluntaria. A finales de ese mismo mes, regresé a Honduras.

Unos días antes de mi salida de Estados Unidos descubrí el fraude que me hizo el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas – U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE)- , porque, siendo un extranjero recién llegado (arriving alien), tenía el derecho de salir en libertad condicional (parole).

No obstante, aunque en mayo del 2015 pasé positivamente la Entrevista de temor fundado (Credible Fear Interview), el ICE nunca me concedió el "parole", a pesar de que yo contaba con todos mis documentos de identidad más las peticiones de mis familiares.

Por esas razones, considero que me engañaron y, por cuatro meses, me tuvieron detenido injustamente.

En estos momentos necesito ayuda para emigrar de mi país, ya que he sido víctima de amenazas y discriminación.

Mi objetivo es irme para Canadá donde pueda mejorar mi nivel académico y económico y tal vez, algún día, luchar contra esos factores que afectan a nuestras comunidades afrodescendientes. 

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Lo más difícil lo representó mi familia, puesto que soy el encargado del bienestar de mi padre, que padece de glaucoma; de mi madre, con problemas de salud; y de mi esposa.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Porque en ese momento creí que Estados Unidos era el país donde me podían brindar la ayuda y seguridad que necesitaba. Además, tengo muchos familiares ahí.

Sin embargo, me equivoqué al creer que en esa nación no había discriminación ni corrupción. 

Describe los primeros tiempos

Nunca me pude acostumbrar. Estuve preso cuatro meses detenido en una cárcel en Texas, esperando la resolución de  mii caso.

Describe tu situación actual

Me encuentro en Honduras, sin empleo.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

Sí me arrepiento, aunque con la experiencia aprendí bastante. 

Ahora, por ejemplo, puedo recomendar a las personas, en situaciones parecidas a las mías, que no se entreguen al ICE y que no peleen sus casos; pues creo que este servicio es el lado oscuro de Estados Unidos.

¿Piensas volver a emigrar?

No puedo estar ni quiero estar en mi país. Las cosas siguen empeorando y no hay empleos aquí en Honduras. Aumenta la inseguridad y es peor cuando uno es de color o pertenece a una etnia.

Por eso mis deseos son emigrar para Canadá.

Testimonio publicado el 24 de agosto de 2015.

Comentarios

dejen de migrar pinches macacos.. aprendan a trabajar.. malditos indios..

chinguen a su madre

atte:

Un mexicano con cerveza

pd. se las vendo por mayoreo
pd. por que me borran los comments

¿Deseas agregar un comentario?
Para agregar tu comentario, debes estar registrado e iniciar sesión>>



¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>