Juan Carrasco, matemático venezolano desde Brisbane, Australia

"Sí vale la pena estar aquí, porque definitivamente el futuro y la calidad de vida son absolutamente excepcionales".

Profesión: Matemático, especialista en sistemas

Ciudad/ País de origen: Venezuela.

Fecha de salida: enero 2006

Ciudad/ País de destino: Brisbane, Australia.


¿Por qué te fuiste de tu país?

La motivación básicamente se centró en los problemas políticos de mi país y las oportunidades de un mejor futuro para mis hijos. Vengo de Venezuela e inicialmente llegué aquí con mi compañera y tres niños. Ahora también están acá, con nosotros, mi hermano, su esposa y mi hermana.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Desde que llegué a Australia, entré por Brisbane, donde tenemos 15 meses. Cuando comencé a buscar a dónde migrar, específicamente a qué lugar de Australia, consideré algunas opciones como Sydney y Brisbane. Al final, nos decidimos por Brisbane en vista de las oportunidades que ofrece, ya que es una ciudad en desarrollo y conveniente para los niños; en tanto Sydney resulta muy grande para jóvenes.

Describe los primeros tiempos

Lo primero que necesitas es un cambio de pensamiento. Al principio, esto se dificulta mucho. A las chicas, por ejemplo, les costaba andar con la cartera libremente, porque pensaban que alguien pasaría y se las quitaría. Con sorpresa veíamos como, en los centros comerciales de McDonalds, la gente dejaba la cartera y las llaves, se iba al baño y regresaba. De modo que asumir esa nueva cultura al comienzo cuesta un poquito; pero, una vez que lo logras, te integras a ella y eso es lo realmente importante, porque allí radica la diferencia fundamental con nuestro país. Entonces dices que sí vale la pena estar aquí, porque definitivamente el futuro para las personas que vienen es diferente y la calidad de vida, absolutamente excepcional. En mi caso, en particular, el asunto de la seguridad, como sola diferencia, sería suficiente para justificar la migración. Una de mis chicas está lista para ingresar en la universidad y otra cursa el año 11. Asimismo, tengo un niño pequeño que asiste al childcare todavía. Así que en este país hay mejores oportunidades de estudio para todos. El tipo de visa que obtuve a través de Viva en Australia me ha permitido recibir beneficios del gobierno, entre ellos el de Centrelink, a través del cual cubren parte del costo de la guardería para mi hijo. Inicialmente pagaban todo cuando mi compañera cursaba inglés full-time y, durante el primer año, pagaron toda la guardería. Hoy, después de 12 meses, pagan el 85% del costo de este servicio. A las chicas les resultó, en verdad, muy sencillo asistir al colegio para inmigrantes, donde aprendieron un poco de inglés. Estudiaron unos seis meses y el mismo colegio decidió cuándo estaban listas y las envió a la high school. Así que, cuando llegan a su clase normal junto con todos los australianos, ya han tenido bastante ayuda para que no sea traumática la transición de un idioma a otro. Me parece bastante bueno ese servicio, aparte de que es completamente gratuito.

Describe tu situación actual

El sistema australiano consiste básicamente en que cuando ganas menos, más te ayuda el gobierno. A medida que empiezas a percibir más dinero, comienzas a pagar más impuestos. Es una manera de retribuir al gobierno lo que te ha dado. Sin embargo, esto es muy bueno al principio porque, cuando necesitas, el gobierno está para ayudarte. Me parece óptimo ese sistema. Tuve la oportunidad de conocer países como Estados Unidos y dos de Europa (Francia e Inglaterra) y en ellos observé la manera como tratan al inmigrante. Esto me permite asegurar que en Australia el trato es absolutamente diferente del que nos dan en esas naciones, y eso que en Francia e Inglaterra estuve con visa de trabajo, no como inmigrante y, aun así, uno podía sentir la diferencia. Cuando vives en Australia, esa diferencia es imperceptible y muchas veces, sorprendente porque puedes estar hablando con una persona y piensas que es australiana, mas, eventualmente, cuando compartes algo con ella, infieres que tampoco es australiana. A veces, habla tu idioma nativo y te puede asombrar, ya que tal vez provenga de tu propio país. Hasta el momento, ninguno de los miembros de mi familia ni yo hemos sentido discriminación alguna.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

No me arrepiento. Si están pensando en tomar la decisión, creo que deben acelerarla. Lamentablemente, sin querer ser pesimista, en nuestro país es muy difícil salir o solucionar los problemas que básicamente constituyen la razón que impulsa a muchas personas a emigrar, a saber: problemas políticos, económicos, de seguridad y, sobre todo, legales. Así que emigrar es una buena decisión. Australia es un excelente país para establecerse. En mi caso, me parece que entre las opciones que había, como Australia o Canadá, la primera era la mejor: por el clima, la gente y las oportunidades que existen en este país. Prepárense bien, investiguen antes de venir, hay que traer un poco de dinero al principio y, sobre todo, un satisfactorio nivel de inglés para asegurar un buen proceso de adaptación en este país.

¿Cómo ha sido su experiencia con la empresa Viva en Australia? ¿Recomendaría sus servicios?

La experiencia con Viva en Australia fue bastante grata. Por esa razón, creo que se la recomendaría a cualquier otra persona. Primero estuvieron bastante pendientes durante todo el proceso y no tuve que hacer nada respecto a la relación con el Dpto. de Migración de Australia, pues todo lo manejaron ellos. A través del e-mail, me informaron de todo lo que necesitaban y, por esa misma vía, respondía lo que ellos requerían. En fin, todo estuvo a tiempo y, para mi sorpresa, una vez radicado en Australia, necesité hacer algunas cosas y me di cuenta de que me habían otorgado una visa especial, conseguida por Viva en Australia y que nunca solicité; pero ellos, como agentes especialistas que son, la tramitaron y me la entregaron. Esa visa me autoriza a regresar a mi país, mientras mi familia puede permanecer acá y no perder el derecho a la nacionalidad. Eso es muy importante, puesto que no todas las visas tienen esa característica. Adicionalmente, mi visa me asegura la ayuda económica del gobierno y no todas las visas ofrecen esa ventaja. De modo que ellos supieron obtener la mejor visa para mí, dados mis conocimientos y mi perfil, y honestamente lo agradezco. Después de vivir en Australia durante seis o siete meses, volví a necesitar los servicios de Viva en Australia para hacer algunas consultas técnicas y me han respondido sin costo adicional alguno, como si todavía fuese un cliente de ellos. Esto para mí es bastante satisfactorio. Así que les recomiendo que utilicen el servicio de esta empresa porque es bien bueno.

Testimonio publicado al 12 de septiembre de 2007.



Si deseas más información sobre los servicios de Viva en Australia, contáctalos aquí>>

Comentarios

¿Deseas agregar un comentario?
Para agregar tu comentario, debes estar registrado e iniciar sesión>>



¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>