“De ser empresario pasé a ser vigilante”

Profesión: Diseñador Grafico y Técnico de Preimpresión.

Edad: 33 años

Ciudad/ País de origen: Caracas, Venezuela.

Fecha de salida: 20 de junio de 1992.

Ciudad/ País de destino: Madrid, España.

¿Por qué te fuiste de tu país?

Reconozco que me lo pusieron muy fácil: se unieron, en un corto período de tiempo, el fallecimiento de mis padres junto con el “Caracazo”, la devaluación de la moneda y el declive de mi pequeña agencia de publicidad. En definitiva, una mezcla explosiva. S

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Pros: el inicio de una nueva vida a los 21 años, empezar todo desde cero. Contra: el separarme de mis hermanos, sobrinos y amigos.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Soy hijo de españoles, por lo cual lo de la nacionalidad lo tenía resuelto. En teoría podía estar en igualdad de condiciones, en “teoría”.

Describe los primeros tiempos

Recuerdo que llegué y me creía que podía tapar el sol con un dedo, pero el tiempo me puso en mi sitio. De ser empresario pasé a ser vigilante, vendedor de libros por ciudades, chofer de empresa, etc. Lo de chofer de empresa era genial porque a la vez que trabajaba hacía turismo y, lo más importante, conocía a la gente, su manera de hablar y de pensar, su cultura. En los primeros tiempos buscas a la gente con la que te identificas: grave error. Eso, según considero, es retroceder en el proceso de integración. Así que encajé en un grupo de amigos españoles, con ellos conocí lo que llaman aquí “la marcha nocturna madrileña”.

Describe tu situación actual

Con el tiempo, y no sin penurias, conseguí desenvolverme en mi profesión. Hoy en día trabajo como Diseñador Gráfico y soy Técnico en Preimpresión, llevo 7 años casado con una guapa madrileña. Ella sí que me ha integrado de verdad.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

No me arrepiento para nada. Esta experiencia me ha enseñado a conocerme y a saber mis límites de supervivencia. Procuro demostrar con mi personalidad que puedo ser un buen venezolano “sin gorra tricolor y sin la bandera como camisa”. Esa costumbre, por lo que he visto en mis compatriotas que están llegando, debe estar de moda o debe estar en el manual del buen venezolano. Reconozco que hoy en día es más difícil el proceso. Si antes mi habla la comparaban con la de “Cheíto”, el personaje de la novela, ahora el que viene le miden como a un “sudaca” más, debido a la gran ola de inmigrantes que han invadido España en los últimos tiempos.

¿Piensas volver a tu país?

Me encantaría ir de vacaciones y enseñarle a mi mujer donde nací, pero de momento habrá que esperar a que mejore la situación política en Venezuela. Espero tener vida para poder verlo.

Testimonio publicado al 10 de octubre de 2003

Comentarios

¿Deseas agregar un comentario?
Para agregar tu comentario, debes estar registrado e iniciar sesión>>



¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>