“Hay algo que no tiene precio: la tranquilidad de estar en un sitio seguro”

Profesión: Técnico en Informática

Edad: 20 años

Ciudad/ País de origen: Venezuela.

Fecha de salida: 26 de octubre de 2003

Ciudad/ País de destino: Tenerife, España.

¿Por qué te fuiste de tu país?

Viajé a España en busca de mejoras personales, económicas y, sobre todo, por la inseguridad que se vive ahora en Venezuela y las ganas de formar un futuro para mi familia y para mi a punta de euros.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

En realidad, no veía nada difícil, solo un poco de tristeza que invadía a mi familia; pero sin muchos motivos reales por los cuales quedarme.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

En mi caso no hubo ningún papeleo, puesto que soy un inmigrante sin papeles en el Reino de España; pero me veía motivado, principalmente, al ver la miseria en la que se está viendo en mi país, no solo monetaria sino psicológica, aunque la verdad era que no tenía a nadie con quien contar en España.

Describe los primeros tiempos

Al principio, como todos, llegué e intenté observar. Sin embargo, estaba solo y traía poco dinero, empecé a despilfarrarlo como loco llamando a mi familia y a mi novia, no solo para que supieran que estaba bien, sino para que conocieran cada cosa que hacía. Además, descubrir que donde has llegado no te impresiona es un golpe fuerte, ya que España es un país lleno de muchas costumbres y culturas, pero de poca educación en sus habitantes. Eso me llevó, al comienzo, en menos de cinco días, a estar al borde y querer regresar (no es cuestión de adaptarse a España, es asunto de desear un poco de respeto). Luego, conseguí un trabajo; no obstante, en mi situación ilegal, muchas personas me dijeron que me querían ayudar y al principio lo creí, pero recuerden que después no se puede reclamar nada. Así que es mejor llegar con un poco de autoridad antes de regalar tu trabajo. Lamentablemente, España y sus empresarios sufren de un trastorno llamado explotación y esta ocurre en 90% de las empresas que no son del ramo profesional universitario y, claro está, si no aceptas su explotación no tienes empleo. Es algo así como rogar para mantenerte. Pero más triste fue vivir mi peor experiencia: ver como el latino fuera de su tierra se transforma, en especial los venezolanos, cuando piensan que se están comiendo al mundo y se convierten en personas intolerables, sin educación, sin respeto, sin amabilidad y sin que les importe clavar un puñal por la espalda. Por lo tanto, a quien desee iniciar un viaje como inmigrante, le recomiendo alejarse de los latinos o de sus compatriotas; no soy solo yo quien lo dice, son mis compañeros de piso, son las personas de acá y, sobre todo, es la gente que, como yo, viene con humildad y nos encontramos que los primeros que nos pisotean y nos explotan son nuestros hermanos de patria.

Describe tu situación actual

Actualmente, puedo decir que obtuve un empleo y, por lo menos, he cumplido la misión de traer a mi novia. Intenté por muchas vías regularizar mi situación, pero, en ningún lado, si eres de Latinoamérica, en estos momentos, te aceptan. Recuerden ustedes, los que vienen emocionados por ganar en euros, que Europa tiene un nivel de vida muy costoso, o sea, lo que ganas es para vivir y no más, ya que, como muchos saben, España - y no entiendo porque en esta página la promocionan como tierra de oportunidades - está llena de inmigrantes y todos hacen su vida poco a poco, de la misma manera que yo; pero nadie tiene nada hasta ahora. Si compras una casa, la pagas en 20 años, igual que en Latinoamérica. Así que no crean que es mejor cambiar su dignidad por dinero, traten de no ser como dicen aquí: “unos peseteros”, como yo.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

Sí, me arrepiento porque estoy acá por dinero. Sin embargo, creo que hay algo y solo una cosa que, en verdad, no tiene precio: la tranquilidad de estar en un sitio seguro. Por suerte, tuve la oportunidad de viajar a Suecia por un mes y estuve en casa de un amigo. Allá vi lo organizado que es ese país y admiré sus leyes, su gente y sus costumbres, sus niveles de vida y de cultura. Me sorprendió de verdad porque es un lindo destino para emigrar. Solo que debes saber sueco, como mínimo, o inglés; pero aun si dominas esta lengua, a juro deberás aprender el sueco.

¿Piensas volver a tu país?

Por ahora no, me gustaría viajar en un futuro, pero solo cuando me regularice. Lo único es que, si corro con la mala suerte de la deportación, de seguro que volveré. Y gracias, a ustedes, lo que lean este testimonial, por ser mis oídos. No aspiro a desanimarlos, solo pretendo contar mi experiencia y pedirles, con mucha honestidad, que no crean todo lo que les dicen en sus países. Con sinceridad, bienvenido quien quiera venir a España, pero les aconsejo conseguir otro destino que sea mucho mejor y lo sabrán valorar.

Testimonio publicado al 15 de enero de 2005

Comentarios

¿Deseas agregar un comentario?
Para agregar tu comentario, debes estar registrado e iniciar sesión>>



¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>