“Nadie dice que es fácil, hay que venir muy convencido, con muchas ganas de trabajar y grandes agallas”

Profesión: Publicidad y Mercadeo

Edad: 33 años

Ciudad/ País de origen: Venezuela.

Fecha de salida: 27 de mayo de 2003

Ciudad/ País de destino: Tenerife, España.

¿Por qué te fuiste de tu país?

Venezuela pasa por una situación sociopolítica fatal. No se puede vivir allí, no hay libertad de ningún tipo y la inseguridad es lo peor; no hay seguridad de nada, ni empleo, ni paz, ni vida, ni nada. Queríamos algo mejor para nosotros y nuestros hijos.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Al emigrar, mucha gente nos dio la espalda. Esto es algo que no funciona para todo el mundo. Definitivamente, hay quienes no toleran la situación y se regresan. Muchas personas nos dijeron que estábamos locos al vender nuestras cosas e irnos a lo desconocido; pero nosotros pensábamos que era mejor morir en el intento. Además, teníamos que intentar conseguir algo mejor.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

España posee una economía floreciente y nosotros gozábamos de legalidad por ser yo hija de italianos. El clima, la gente y el idioma también hicieron su parte en nuestra elección.

Describe los primeros tiempos

Lo más duro es cuando te das cuenta de que no eres turista. Al principio, llegamos a Madrid, donde vivimos 10 meses. No se puede medir un país por “una mala cara”. Hay, como en todas partes, gente de todo tipo: amables y amargados, aprehensivos y aquellos que te acogen como un familiar, hay de todo.

Describe tu situación actual

En cuanto llegamos, hicimos todo lo que se necesitaba para estar completamente legales: carnet de identidad, cuentas bancarias, seguridad social, homologación de títulos, y buscamos empleo en cosas sencillas hasta que, poco a poco, nos fueron saliendo buenos trabajos. Mi marido empezó como mesonero y hoy ejerce su profesión de ingeniería. Yo me quedo en casa con los niños, hasta que termine un curso para tener un autoempleo. Todo preferible a morir esperando a que nuestro país mejore.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

En cuanto llegamos, hicimos todo lo que se necesitaba para estar completamente legales: carnet de identidad, cuentas bancarias, seguridad social, homologación de títulos, y buscamos empleo en cosas sencillas hasta que, poco a poco, nos fueron saliendo buenos trabajos. Mi marido empezó como mesonero y hoy ejerce su profesión de ingeniería. Yo me quedo en casa con los niños, hasta que termine un curso para tener un autoempleo. Todo preferible a morir esperando a que nuestro país mejore.

¿Piensas volver a tu país?

No, y no porque no quiera a mi patria. Tuvimos que venirnos habiendo vendido todo y acá en un año ya compramos coche y estamos a punto de adquirir una vivienda. Este es un país de oportunidades, pero nada cae del cielo. Estamos haciendo amigos, ha emigrado parte de nuestra familia y los otros nos visitan en vacaciones. En fin, vamos rehaciendo nuestra vida. A mi país iría solo de visita.

Testimonio publicado al 28 de marzo de 2005

Comentarios

¿Deseas agregar un comentario?
Para agregar tu comentario, debes estar registrado e iniciar sesión>>



¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>