"El mundo es muy grande y hay que conocer otros sitios y culturas".

Profesión: Publicista

Edad: 32 años

Ciudad/ País de origen: Valencia, Venezuela.

Fecha de salida: 12 de abril de 2003

Ciudad/ País de destino: Madrid, España.

¿Por qué te fuiste de tu país?

En primer lugar, siempre he pensado que el mundo es muy grande y hay que conocer otros sitios y culturas. Esa idea se me fijó con mayor intensidad cuando conocí al que ahora es mi esposo y al ver que la situación del país se iba poniendo cada vez más difícil en el nivel socio-económico y político. Así que decidimos emigrar los dos juntos y llegamos a España donde, hasta hoy, hemos vivido los últimos tres años.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Lo más difícil a la hora de salir de tu país es dejar la familia y las costumbres que has aprendido desde niño. Entre otras cosas, se extrañan el clima y la gente.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

España es una nación donde se habla español y donde teníamos facilidad para obtener la residencia, una razón muy importante porque para trabajar aquí debes estar legal.

Describe los primeros tiempos

El hecho de venir a un país muy bonito es, en verdad, interesante. Madrid, la ciudad donde vivimos, es muy organizada y vale la pena recorrerla y residir aquí. Al principio, todo lo ves diferente y pegan muchas cosas como las costumbres y la comida (se añora mucho la de una). La gente es muy distinta, sin embargo, a eso nos enfrentamos cuando queremos conocer el mundo. Después de esta experiencia, concluyo que no hay pueblo en el mundo como el venezolano.

Describe tu situación actual

Actualmente, estamos trabajando, nos hemos adaptado al sistema y a la organización de las empresas y lugares de trabajo. A mí, en particular, me cuesta un poco acostumbrarme a la gente. Creo que nunca lo haré, aunque no he tenido problemas con nadie en el trabajo, donde los compañeros son normales, comunes y corrientes. La ciudad es muy limpia y preciosa; el transporte y el metro, muy buenos; la seguridad al estar en la calle no tiene precio; y los sueldos dan para vivir tranquilos, sin el agobio de no saber si el mes que viene te alcanzará el dinero para las compras, vivienda, etc.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

No me arrepiento porque nos sentimos contentos en este país y ya estamos establecidos. Eso sí, siempre y cuando pueda ir a mi tierra a ver a mi gente y recargar las pilas con la energía familiar que necesito para seguir aquí.

¿Piensas volver a tu país?

¡Sí! A vivir por ahora no, pero de visita claro que sí.

Testimonio publicado al 23 de agosto de 2006.

Comentarios

¿Deseas agregar un comentario?
Para agregar tu comentario, debes estar registrado e iniciar sesión>>



¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>