"Yo hubiera seguido jugando a la lotería si no hubiese ganado".

Profesión: Locutor y programador de radio

Edad: 25 años

Ciudad/ País de origen: Valencia, Venezuela.

Fecha de salida: 25 de junio de 2005.

Ciudad/ País de destino: Miami, Estados Unidos.

¿Cómo participaste en la Lotería de Visas de Estados Unidos?

Hace algún tiempo sentía la necesidad de vivir de otro modo, de que algo pasara y cambiara el rumbo del día a día, pero para mejor, claro. Pensaba que eso solo era posible para un venezolano cualquiera que emigrara a otro país. Quizás no era la decisión

¿Qué te impulsó a participar a través de los servicios de mequieroir.com / American Visa Net International?

La principal razón fue la precaria economía de mi país. Adicionalmente, podría señalar el desorden nacional existente en todos los aspectos posibles. Y conste que no soy para nada pesimista. Trabajé siete años en la radio en la ciudad de Valencia, para luego ser ascendido a otro puesto de la misma emisora en Caracas, justamente tres meses antes de la fecha de mi salida. Les cuento que el último día que trabajé en la oficina de Valencia, recibí la llamada de la abogada de American Visa Net International, quien me informaba de la fecha de mi cita en la embajada (al salir ganador, eres notificado dos veces durante el proceso: cuando sale tu número y al llegar el sobre con la cita para llevar a la embajada todos los requisitos y obtener la visa). Todo en el mismo mes. Así que ni modo, igual comenzaba mi nuevo trabajo en Caracas. La experiencia fue inigualable. Recaudé todos los documentos requeridos. No obstante, siempre hay un pero: me faltaba una carta de empleo con una oferta formal o mucho dinero en mi cuenta bancaria o un fiador. Lo primero lo deseché, porque no conseguí nada seguro; ni siquiera consideré la segunda y, como me quedaba la opción del fiador, lo busqué por medio mundo, incluso dentro de mi familia, en la cual vi muchas caras largas. De modo que resolví tranquilizarme y esperar que Dios no me abandonara en el último momento del que iba a ser el proceso más importante de mi vida. Finalmente, un ángel apareció: una prima con la que vivía en Caracas logró que su jefe me hiciera la carta de fiador, anexando los estados de cuenta de su empresa. Por cuanto pocos hacen algo como eso (en verdad, ese señor y mi prima fueron ángeles), les estoy eternamente agradecido.

¿Qué sentiste al saber que habías ganado la Lotería de Visas?

Es algo que al principio no crees. Cuando te lo informan, piensas que te vacilan. Toma tiempo darse cuenta de la magnitud de lo que está ocurriendo. Bueno, siempre di cada paso con mucha confianza; pero obviamente te imaginas muchas cosas y surgen dudas como, por ejemplo, si en realidad el proceso al final resultará tal como lo pintan. De cualquier forma, la vivencia fue genial.

¿Cómo fue tu experiencia al llegar al puerto de entrada en Estados Unidos con tu visa de residente permanente?

El día de mi partida, tuve que estar muy temprano en el aeropuerto y les digo que el único incidente desagradable lo viví durante el proceso de revisión, quizás por el trato descortés que nos dieron, entre el aeropuerto de Valencia y el de Maracaibo, donde casualmente nos hicieron bajar las autoridades, porque debían revisar el avión por segunda vez. Recuerdo que ese día había muchos niños y no los dejaban ir a los sanitarios, ya que no podíamos movernos de la sala donde nos alojaron. Así que imagínense la situación. Cuando llegamos al aeropuerto de Miami, las expectativas de los pasajeros aumentaron y mucho más para una persona en mi lugar. Comenzamos a caminar por los largos pasillos de Miami International Airport y, en uno de ellos, nos esperaban los policías de inmigración. Estos solo guiaban el tráfico, por decirlo de alguna manera; pero, al mismo tiempo, observaban las acciones y gestos de cada uno, identificando un posible inmigrante no deseado. Tan pronto me vieron, me detuvieron, solicitaron mi pasaporte y me hicieron la pregunta: "¿Cuál es el motivo de su visita a los Estados Unidos?". Me sentí muy bien al poder responder con toda confianza: "Mudanza". Al invitarme a continuar, sentí un alivio inexplicable. Llegué al sitio donde sellan tu pasaporte, hice mi línea y, cuando llegó mi turno, se encendió la luz roja. Un oficial acudió y me llevó al muy famoso "cuartito", que resultó igual a la sala de espera de un banco cualquiera. Pasados unos 30 minutos (debido a que había tres personas por delante), me llamaron, confirmaron mis datos (dirección, teléfonos.), tomaron mis huellas y listo... me entregaron mi pasaporte y me dieron oficialmente la "bienvenida a los Estados Unidos de América". ¡Ufffffff!, poderosa expresión, ¿no es verdad? En realidad, te das cuenta de que estás allí cuando comienzas a percibir todas las cosas a tu alrededor: el downtown de Miami, las express ways (autopistas)...

¿Cómo ha sido tu proceso de adaptación a la cultura estadounidense?

Genial, me he adaptado superrápido a todas las cosas de acá. Recién llegado compré un mapa para aprenderme las calles y avenidas. El cambio de moneda, en relación con las unidades usadas en cada uno de los casos, no ha representado mayor problema y la vinculación con las personas que me rodean en mi ambiente diario ha sido muy cordial. Honestamente, puedo decir que, en el corto tiempo de permanencia en este país, me he adaptado muchísimo. Miami es una ciudad que te brinda innumerables oportunidades y hay que saber aprovecharlas.

¿En cuál ciudad de Estados Unidos estás o piensas radicarte?

Vine con un empleo seguro, ya que la visa que me gané me ayudó. En efecto, a los pocos días de mi llegada a este país, conseguí un trabajo cerca del downtown , en una companía de software que hace sistemas para estaciones de radio de todo el mundo. Es una firma reconocida dentro de los medios de comunicación internacionales. Me encargo de atender el área de Latinoamérica. Les aseguro que me va genial. Antes de venir, no me gustaba para nada la idea de vivir en Miami, por todas las cosas adversas que la gente comenta. Sin embargo, eso depende de cada cual y creo que hay que ver y vivir las experiencias por uno mismo. Cambié mi punto de vista acerca de esta ciudad y confieso que me gusta muchísimo. Siempre quise vivir en Nueva York; pero la considero una urbe muy ruda y quizás deba visitarla para conocerla un poco. Les aseguro que me quedaré mucho tiempo en Miami, aunque reconozco que los cambios son buenos. Tal vez, en unos diez años o más, me mudaré a Nueva York como tenía planeado.

¿Qué recomendación le puedes dar a los participantes que este año quieren ganar igual que tú?

¡Muy bien, gente, esta es toda una experiencia de vida! Hace un tiempo, yo mismo leía este tipo de testimoniales con admiración, sin adivinar que la buena suerte me acompañaría. Por lo tanto, les aconsejo, sinceramente, que vale la pena intentarlo y no rendirse. Yo hubiera seguido jugando a la lotería si no hubiese ganado. A los que leen esto ahora, quizás les resulte poco creíble el hecho de que, apostando por una lotería en internet, les vaya a cambiar la vida por completo. Yo mismo lo creí así en algún momento y acá estoy. Además, le agradezco enormemente a la gente de mequieroir.com y American Visa Net International que me ayudó tanto durante todo el proceso y más allá.

¿Recomendarías a alguien que participe en el sorteo a través del servicio de mequieroir.com / American Visa Net International?

Por supuesto que sí, no desaprovechen la oportunidad de participar. Venezuela aparece en la lista de los países que pronto perderán este privilegio, lo cual sería una lástima. Pero mientras exista la posibilidad, no la desperdicien. Es supersencillo y esta página los ayuda mucho con información y respuestas a las preguntas que puedan formular acerca de todo el proceso. Así que háganlo con confianza y mucha suerte.

Testimonio publicado el 5 de octubre de 2005.



Si estás interesado en participar en esta lotería, puedes obtener más información, aquí>>

Comentarios

¿Deseas agregar un comentario?
Para agregar tu comentario, debes estar registrado e iniciar sesión>>



¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>




i